Un hombre de Dios al servicio de los hombres

Un hombre de Dios al servicio de los hombres

Algunas devociones particulares


posted by Marcela T. Gonzalez Grupos on

No comments






Al comienzo del Diario antes citado, hay una lista de devociones particulares que el venerado Padre practicaba a diario.

«No menos de 4 horas de meditación y éstas de ordinario sobre la vida de nuestro Señor: nacimiento, pasión y muerte. Novenas: a la Virgen de Pompeya, a san José, a san Miguel Arcángel, a san Antonio, al Padre san Francisco, al sacratísimo Corazón de Jesús, a santa Teresa de Jesús. Diariamente no menos de cinco rosarios completos».

Después de haber hablado de los rosarios, tenemos que hablar de las novenas a la Virgen de Pompeya. El Padre Pío visitó aquel célebre santuario mariano al menos en tres ocasiones: en 1901, cuando, siendo niño, marchó con los compañeros de clase; en noviembre de 1911, acompañado por el padre Evangelista, superior del convento de Venafro; el 3 de enero de 1917, en una de las licencias durante el servicio militar (Epist. I,853).

Fue sin duda en estas visitas cuando comenzó en él la devoción a la Virgen del Rosario, venerada en el santuario de Pompeya. A la Virgen de Pompeya el Padre Pío se dirigió con incontables oraciones y novenas, especialmente para obtener tres gracias: quedar libre del servicio militar, el retorno al convento, la pronta salida del exilio terreno, es decir la muerte. La hermosa Virgen de Pompeya le concedió la primera y la segunda gracia, pero – afortunadamente para nosotros – no lo escuchó en la tercera.

El 24 de enero de 1915 le confiaba al padre Benedetto: «Dios y mi queridísima Virgen de Pompeya, a la que las novenas han seguido a las novenas, desde hace ahora más de tres años, saben qué es lo que he hecho para ser escuchado en una prueba tan dura. Sólo ellos comprendían y son testigos del dolor que me atormenta y que me oprime el corazón» (Epist. I,521). La gracia que pedía era la de regresar al convento.

La víspera de su viaje para el servicio militar, suplicaba al padre Agostino: «Quiero pedirle, padre, un favor. Es que tenga la caridad de comenzar lo antes que pueda tres novenas a la Virgen de Pompeya, con el rezo diario, durante este período, del Rosario completo» (Epist. I,698). También a las hijas espirituales les pedía el rezo de las tres novenas a la Virgen de Pompeya. Sólo un ejemplo: A Raffaelina Cerase, el 19 de mayo de 1914: «Le quedaría eternamente agradecido si a las oraciones uniese las tres novenas a la santísima Virgen del Rosario de Pompeya con las comuniones que hiciera en ese tiempo» (Epist. II,94,193).

A Annita Rodote, el 10 de junio de 1915: «Deseo que me encomiende al Señor haciendo las novenas a la Virgen de Pompeya, en cuya protección confío y espero» (Epist. II,81).
De igual modo a Francesca de Foggia, el 30 de octubre de 1915 (Epist. III,150), a Antonieta Vona, el 11 de diciembre de 1918 (Epist. III,880), a Elena Bandini, el 19 de agosto de 1922 (Epist. III,1072).
En torno al año 1960, San Pío de Pietrelcina hizo esta confidencia a un religioso de su Orden: «He rezado durante 35 años la novena a la Virgen de Pompeya, pidiéndole la gracia de que me llevara consigo al paraíso. Pero después dejé de hacerlo». El religioso quedó maravillado y le dijo: «Pero, ¡cómo, Padre! Precisamente usted, que ama tanto a la Virgen de Pompeya, ha dejado de rezarle?». «Hijo mío, he pedido a la Virgen María la gracia de morir, pero no me ha escuchado. Y cuando es una mamá la que no escucha, ya no hay nada que hacer».

Tenemos que dar gracias a la Virgen María por no haberle escuchado.
Entre las devociones del Padre Pío tenemos que incluir también algunas expresiones marianas que le eran muy queridas: el amor a la Virgen de Loreto, a la Virgen de Lourdes, a la Virgen de Fátima, a la Asunción; especialmente el amor a la Madonna della Libera de Pietrelcina y a la Madonna delle Grazie de San Giovanni Rotondo. El espacio de que disponemos no nos permite desarrollar detenidamente todos estos puntos. Sólo nos detendremos brevemente en el amor a la Virgen de Fátima.

Nos hemos referido ya a la Virgen de Fátima, pero aquí queremos recordar su mensaje esencial, del que el Padre Pío fue su encarnación viviente.
En Fátima la Virgen María pidió de modo especial tres cosas: el sacrificio por la salvación de los pobres pecadores, el rezo del santo Rosario, la lucha contra la moda indecente, que tanto ofendería a su Hijo Jesús.

El Padre Pío se hizo cargo de estas tres peticiones de la Virgen María y respondió a ellas con generosidad: se ofreció víctima por la salvación de los pobres pecadores, tomó el rosario en sus manos y no lo abandonó en toda su vida, fustigó con toda la fuerza de su corazón sacerdotal las costumbres inmorales y la moda indecente.

El tema requeriría un tratamiento más detenido, que aquí no nos resulta posible. Para nuestro trabajo es suficiente haberlo insinuado.

Fuente: "La presencia materna de Marìa en la vida de Padre Pio". Gerardo di Flumeri.

Leave a Reply