Un hombre de Dios al servicio de los hombres

Un hombre de Dios al servicio de los hombres

Archive for 2016

Padre Pio y el Arcàngel san Miguel


posted by Marcela T. Gonzalez Grupos on

1 comment





Se trabó una batalla en el cielo:
Miguel y sus ángeles declararon guerra al dragón (Ap 12,7)

El 3 de julio de 1917, el Padre Pío peregrinó a la Gruta del Gárgano para venerar a san Miguel, de quien era devotísimo.
Con anterioridad a esta fecha había experimentado repetidas veces la protección del Arcángel en sus luchas contra Satanás, en Pietrelcina o en el convento de Santa Ana, en Foggia.
Muchas veces había deseado hacer la misma peregrinación que había llevado a cabo, siglos antes, su seráfico Padre san Francisco.

Manifestó este deseo a su superior, el padre Paulino de Casacalenda, y éste, apenas los seminaristas terminaron los exámenes, organizó el viaje al Monte Sant’Angelo en honor del Patrono de la provincia religiosa capuchina de Foggia, tanto para premiar a los colegiales como para complacer al Padre Pío.
La comitiva, formada por el venerado Padre, por Nicolás Perrotti, Vicente Gisolfi, Rachelina Russo y los 14 seminaristas, se dirigió desde San Giovanni Rotondo hacia el Monte Sant’Angelo, a las 3 de la mañana del día señalado.

El Padre Pío hizo a pie un buen trecho del recorrido, pero después, a causa de la enfermedad que padecía, fue obligado a subirse a una carreta.
Cuando despuntaba el sol, caminó algunos pasos a pie para desentumecer las piernas y entonó el santo Rosario, intercalando devotos cantos en honor de la Virgen y de san Miguel.
Al entrar en el santuario, se emocionó profundamente. De repente, al recordar lo que le había sucedido en aquel lugar al Poverello de Asís, que, juzgándose indigno de entrar en la Gruta, se detuvo a la puerta y pasó allí la noche entera ensimismado en oración, se arrodilló y, envuelto en lágrimas, besó con respeto y gran humildad el umbral de la Gruta. Después, y una vez escuchada la explicación del canónigo sacristán, que le mostró la TAU grabada por san Francisco, entró y se postró de rodillas a los pies del altar de san Miguel, en devota y profunda meditación.

Rezó por él, por la provincia religiosa capuchina, por la Iglesia, por la paz en el mundo, por todos sus hermanos de religión y por los soldados expuestos al peligro de la guerra. Todo y a todos encomendó a san Miguel.

De la roca de arriba caían de continuo, fruto de la gran humedad, gruesas gotas de agua. Con gran sorpresa de los seminaristas, que enseguida testimoniaron el singular suceso, el Padre Pío permaneció sin mojarse.
Uno de los colegiales, queriendo hacer una prueba, se colocó junto al venerado Padre, pero muy pronto quedó bañado por el agua.

El Padre Pío permaneció largo rato concentrado en la oración y totalmente ajeno a la realidad.
Desde aquel día su devoción al Príncipe de los ejércitos celestiales experimentó un sensible y fuerte impulso. Cada año hacía una cuaresma de preparación para la fiesta del Arcángel. A las almas que se acercaban a él, el Padre Pío les hablaba siempre del poder de san Miguel. Eran continuas sus invitaciones a dirigirse con confianza a este glorioso Arcángel, sobre todo en las tentaciones.

A los fieles que se acercaban a San Giovanni Rotondo el venerado Padre les animaba a continuar la peregrinación hasta el Monte Sant’Angelo, para venerar a san Miguel en su santuario. Con frecuencia esta invitación era la «penitencia sacramental» que imponía al final de la confesión. Además, si sabía de alguien que iba a marchar al Monte Sant’Angelo, le pedía para sí una oración a san Miguel.

(Tomado de LA VIDA DEVOTA DEL PADRE PÍO, de Gerardo di Flumeri

La Noche oscura del alma


posted by Marcela T. Gonzalez Grupos on

No comments


La idea de la noche oscura, o alta noche del espíritu, nace en la mística cristiana y remonta, de modo particular, a Gregorio de Nissa, aunque es Juan de la Cruz, que le otorga un valor primario por la vida espiritual y por la experiencia mística.

Por Donato Calabrese

La noche oscura o Noche del espíritu, es una experiencia desoladora y mientras tanto privilegiada por la vida misma del alma, en la que Dios purifica y renueva, dejando "el intelecto en las tinieblas, la voluntad en la aridez, la memoria sin recuerdos y los cariños inmersos en el dolor y en la angustia".

Efectivamente, "el alma no puede adherirse a Dios a través de una unión trasformante o boda espiritual hasta cuando no se purifica de todas sus miserias y debilidades".

En esta Noche espiritual Dios dona de vez en vez un poco de alivio; pero el alma volverá enseguida a sentirse inmersa en las tinieblas, hasta cuando no entre en la última fase de la vida de perfección que es la unión trasformante.

Las primeras señales, si así podemos llamarle, de la que Padre Pio llama la noche del alma, remontan al año anterior, y precisamente en la carta escrita al padre Benedetto de san Marco en Lamis, dónde puntea, a tintes hoscos, el estado íntimo de su espíritu y los efectos de la oscuridad desoladora en la que sabía afanosamente la "lejanía" de Dios. Una tal situación provoca un dúplice efecto en su íntimo: el pensamiento que la misma alma haya sido infiel con su Dios y la cognición que el amor misericordioso de Jesús no deja de hacerse sentir en su corazón agitado, aunque él percibe intensamente la oscura noche del espíritu, por la que no filtra tampoco un rayo de luz divina.

Es la "noche oscura". Hasta ahora el alma ha vivido alegrándose de consuelos divinos y dejándose mecer del amor de Dios. Ahora, en cambio, las alegrías y los consuelos desaparecen completamente, y se encuentra hundida en la oscuridad más oscura de la fe, con un tormento que Padre Pio reputa parecido a las as almas que han perdido para siempre el Dios.

La idea de la noche oscura, o alta noche del espíritu, nace en la mística cristiana y remonta, de modo particular, a Gregorio de Nissa, aunque es Juan de la Cruz, que le otorga un valor primario por la vida espiritual y por la experiencia mística.

La "noche oscura" no debe ser interpretada sólo en sentido negativo, a causa del aridez espiritual que vive el alma, pero también como tiempo privilegiado en que la misma es purificada y transformada por el amor, uniéndose a Dios, como se entrevé admirablemente en estas versículas poéticas de Juan de la Cruz, el que la Iglesia Católica honra del título de Doctor Mysticus: "¡Oh noche que me guiaste!, ¡oh noche amable más que el alborada!, ¡oh noche que juntaste amado con amada, amada en el amado transformada.

La "Noche" "consiste en una prolongada y profunda purificación de las facultades o potencias del alma: intelecto, memoria y voluntad. En este estado Bien la Cumbre purifica la sustancia del alma como el oro purifica en el crisol, haciendo experimentarlas el vacío interior, para llenarla de si. Soy la fe, la esperanza y la caridad, que tienen por sede el intelecto, la memoria y la voluntad, a purificar concretamente estas facultades del alma, por luego disponerla a la unión con Dios.

La luz de la contemplación infusa y la oscuridad de las mismas imperfecciones conducen el alma a un profundo tormento de amor, ya que percibe sus límites naturales que le impiden ser unida a Dios. Eso aún más empuja el alma a desear el amor de perfección que todo lava y purifica. Atravesando tal noche, el alma se pone resplandeciente como ocurre con la madera que, al contacto con el fuego, se transforma, primera perdiendo su humedad, luego secándose hasta a arder de luz nueva".

La Noche del espíritu no es, por lo tanto, una simple abstracción, pero pertenece a la vida cristiana y de modo particular a la experiencia sumamente espiritual. Como los escaladores de las cumbres alpinas, las almas místicas se encaraman sobre las cumbres del espíritu, a la búsqueda anhelante de aquel Dios que llama a la alegría y a la comunión, donando la ternura, el amor y el consuelo de su presencia; luego la purifica en la "Noche oscura". No al azar, Juan de la Cruz utiliza las mismas estrofas citadas antes, en otra obra suya que evoca la escalada de un monte: La Subida del monte Carmelo.

En describirle al padre Benedetto la alta noche del espíritu, Padre Pio afirma que, salida "el alma de esta prueba de fuego, se hace siempre aliviada principalmente por los vestidos del hombre viejo".

Padre Pio está solo. Sólo e inmerso en la desolación más desgarradora, continuando a querer creer y querer aquel mismo Dios que parece negarse de contestar a sus extenuantes invocaciones. No deja de creer y querer, "esperando" contra cada esperanza. Sin embargo, también en él están realizándolas lentamente admirables estrofas poéticas de Juan del Cruz: "¡oh noche que juntaste amado con amada, amada en el amado transformada!".

La noche oscura del alma es el último de un largo camino de purificación que Padre Pío vive en Pietrelcina.

Durante la misión del Gargano, la noche oscura noche dará paso a otra prueba que lo acompañará durante casi toda su vida.

Carta a Anita Rodote


posted by Marcela T. Gonzalez Grupos on

No comments


Ten siempre ante los ojos de la mente, como prototipo y modelo, la modestia del divino Maestro; modestia de Jesucristo que el apóstol, en palabras a los Corintios, coloca al mismo nivel que la mansedumbre, que fue una de sus virtudes más queridas y casi su virtud característica: «Yo, Pablo, os exhorto por la mansedumbre y por la modestia de Cristo»; y, a la luz de un modelo tan perfecto, reforma todas tus actuaciones externas, que son el espejo fiel que manifiesta las inclinaciones de tu interior.
No olvides nunca, oh Anita, a este divino modelo; imagínate que contemplas cierta amable majestad en su presencia; cierta grata autoridad en su hablar; cierta agradable compostura en su andar, en su mirar, en su hablar, en su dialogar; cierta dulce serenidad en el rostro; imagínate el semblante de aquel rostro tan sereno y tan dulce con el que atraía hacia sí las multitudes, las sacaba de las ciudades y de los poblados, llevándolas a los montes, a los bosques, a lugares solitarios, y a las playas desiertas del mar, olvidándose incluso de comer, de beber y de sus obligaciones domésticas.
Sí, procuremos copiar en nosotros, en cuanto nos es posible, acciones tan modestas, tan decorosas; y esforcémonos, en cuanto es posible, por asemejarnos a él en el tiempo, para ser después más perfectos y más semejantes a él por toda la eternidad en la Jerusalén celestial.

                                                                                                         25 de julio de 1915,  Ep. III, p. 86

Acerca de la Santidad


posted by Marcela T. Gonzalez Grupos on

No comments


"Santidad quiere decir ser superiores a nosotros mismos, quiere decir victoria perfecta sobre todas nuestras pasiones, quiere decir despreciarnos verdadera y constantemente a nosotros mismos y a las cosas del mundo, hasta preferir la pobreza a la riqueza, la humillación a la gloria, el dolor al placer. La santidad es amar al prójimo como a nosotros mismos y por amor a Dios. La santidad, en este punto, es amar también a quien nos maldice, nos odia, nos persigue, incluso hasta hacerle el bien. La santidad es vivir humildes, desinteresados, prudentes, justos, pacientes, caritativos, castos, mansos, trabajadores, observantes de los propios deberes, no por otra finalidad que la de agradar a Dios, y para recibir sólo de él la merecida recompensa.
En síntesis, según el lenguaje de los libros sagrados, la santidad, oh Raffaelina, posee en sí la virtud de transformar al hombre en Dios.

(Xarta del 30 de diciembre de 1915, a Raffaelina Cerase – Ep. II, p. 541)

"Padre Pio Apòstol de la Misericordia" por Fr Carlos M. Laborde


posted by Marcela T. Gonzalez Grupos on

No comments



“El Padre Pío, Apóstol de la Misericordia”
Congreso Nacional de los Grupos de Oración
San Giovanni Rotondo, 23 de junio de 2016
________________________________________________________

Queridos hermanos y hermanas , en el corazón de este Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia, que toda la Iglesia está celebrando con gran júbilo y fecundidad espiritual, tenemos la alegría de reencontrarnos para vivir nuestra cita anual del Convenio Nacional de los Grupos de Oración de Padre Pío, aquí, en la Casa Alivio del Sufrimiento, “Obra corporal de misericordia”, como la definió el Papa Francisco. Es nuestra casa, donde cada grupo y cada miembro de los grupos deben sentirse a su gusto, como en su casa. Es el Padre Pío quien nos reúne como “ la gallina que cobija sus pollitos bajo las alas” (Lc. 13, 31-35), para que experimentemos un tiempo de gracia particular, para que podamos meditar, reflexionar, intercambiar ideas, vivir una experiencia de fraternidad que nos haga sentir miembros de una gran familia presente no sòlo en todas la regiones de Italia, sino también en muchos países del mundo. El tema sobre el cual vamos hoy a reflexionar, es, obviamente, y no podía ser de otra manera: “El Padre Pío, apóstol de la Misericordia”. Su total dedicación al ministerio de la reconciliación, con una fidelidad y una entrega que podríamos definir heroicas, nos interpela sobre la importancia de este sacramento,  la prioridad de la conversión, la necesidad que tenemos de la misericordia de Dios. El Padre Pío, atado a un confesionario durante 52 años en San Giovanni Rotondo, sin permitirse una pausa, un día de descanso o de ocio, nos dice sobre todo que el pecado es una cosa seria, que el perdón de Dios es vital, que sin la misericordia de Dios el hombre no puede sobrevivir, que el sacramento de la penitencia o reconciliación es un don de la bondad y de la benevolencia de Dios. En un tiempo como el nuestro, caracterizado por la pérdida de la fe, el relativismo moral, el individualismo exasperado, la superficialidad y conflictualidad que contradistinguen las relaciones interpersonales, el testimonio de santidad del Padre Pío de Pietrelcina ministro de la reconciliaciòn es extraordinariamente actual y elocuente.
El ministerio sacerdotal del Padre Pío, para emplear una feliz expresión de San Juan Pablo II, se divide entre “el altar y el confesionario”, sin olvidar obviamente la dirección espiritual. El ministerio de la reconciliación ocupaba gran parte de sus jornadas. Un tiempo en el cual el humilde fraile estaba en contacto directo con la gente, cargándose los sufrimientos e inquietudes de cuantos se acercaban a su confesionario buscando el perdón de Dios, implorando el amor divino. En este sentido, el Papa Francisco, en la audiencia privada concedida a los Grupos de Oración en la Plaza de San Pedro el 6 de febrero de 2016 afirmò: “El Padre Pío ha sido un servidor de la misericordia. Lo fue a tiempo ilimitado, practicando, muchas veces hasta el agotamiento, el apostolado de la escucha”. Seguidamente afirmó: “Se ha transformado a través del ministerio de la Confesión, en una caricia viviente del Padre, que cura las heridas del pecado y renueva el corazón con la paz”. San Pío no se cansó nunca de acoger a las personas y de escucharlas, de gastar tiempo y energìas para difundir el perfume del perdón del Señor”.
Para comprender mejor còmo el Padre Pío vivía su ministerio eclesial, podemos citar un fragmento de una de sus cartas escrita al Padre Agostino de San Marco in Lamis, en julio de 1918 (antes de la estigmatización acaecida el 20 de septiembre del mismo año), en la cual describe como su tiempo está dedicado a la cura de las almas: “Las horas de la mañana están ocupadas casi exclusivamente en la escucha de las confesiones. Pero ¡viva Dios que me asiste con su Gracia! (Ep. I, 1055).
Escribiendo màs tarde al  Padre Benedetto de San Marco in Lamis, el 3 de junio de 1919, nos muestra que el sacramento de la reconciliación es como un puerto seguro, un lugar en el cual se convierte el mal en bien: “No tengo un minuto libre: todo el tiempo está dedicado a desatar a los hermanos de las ataduras de satanás. Bendito sea Dios [...] la mayor caridad es la de arrancar almas conquistadas por satanás y ganarlas para Cristo. A esto apunto continuamente, día y noche […] . Aquí vienen numerosas personas de cualquier clase y de ambos sexos con el ùnico objetivo de confesarse y por este motivo soy requerido. Hay espléndidas conversiones”. (Ep. I, 1145). Un testimonio por demàs significativo que nos hace pensar en el pasaje de la primera multiplicación de los panes en el cual Jesús dice a sus discípulos: “Dadles vosotros mismos de comer” (Lc. 9, 13). El servicio del P. Pío es, por lo tanto, cifra y medida de cuanto sucede en la Eucaristía. En esta última, de hecho, se conmemora la muerte de Jesús, su sacrificio, por eso, es llamado el modelo de todo servicio cristiano. Así también en el ministerio sacerdotal existe un morir a sí mismo, una aniquilación, así como ha hecho Jesús. Entendemos porqué el Padre Pío pudo afirmar fehacientemente que no tenìa tiempo libre. Asì testimonia de la numerosa afluencia de fieles, la voluntad de la gente por confesarse. Está claro que la gente buscaba a Dios y todavía hoy en el sacramento de la reconciliación busca su amor y su perdón. De hecho hay un primado de Dios y un ser instrumento del Siervo:  lo vemos cuando el Padre Pío hace referencia a las “espléndidas conversiones”.
Podemos decir, de hecho, que la gente que recurría al confesionario, al “trono de la Gracia Divina”, no buscaba otra cosa que hacer experiencia del amor y del perdón divino. La gente buscaba y busca todavía a Dios. El Padre Pío ofrecía a todos aquellos que se le presentaban un itinerario de seguimiento de Cristo. Muchos acogían la invitación a la conversión. Encontrando en el confesionario la misericordia de Dios, reencontraban así la verdad sobre sí mismos y sobre su propia existencia, el sentido de la vida, frecuentemente perdido u ofuscado por la “dictadura del pecado”.
Podrìamos preguntarnos cómo el Padre Pío, agobiado por tantos sufrimientos físicos y morales, tuviese la capacidad de inmolarse tan generosa y  fielmente por los fieles que recurrían a él. La respuesta nos la da una vez más el Papa Francisco en el ya citado discurso: “Podía hacerlo porque estaba siempre sujeto a la fuente: se saciaba continuamente de Jesús Crucificado, y de esta forma se transformaba en un canal de misericordia. Llevó en el corazón a numerosas personas y muchos sufrimientos, uniendo todo al amor de Cristo que se ha dado “sin medida” (Jn. 13,1). Ha vivido el gran misterio del dolor ofrecido por amor. De este modo, su pequeña gota se trasformó en un gran manantial de misericordia, que irrigó numerosos corazones desiertos y creó un oasis de vida en muchas partes del mundo”.
El Padre Pío, confesor severo, “rudo sòlo en apariencia”
La aparente dureza que a menudo el Padre Pío de Pietrelcina empleaba con los penitentes era en vista de su conversiòn. Muchos que recurrían a él, aún siendo motivados, aún sintiéndose deseosos de confesarse,- porque la gracia divina opera constantemente en el corazón de los fieles- podían tener necesidad de una ulterior purificación, frecuentemente puesta de manifiesto justamente por aquel comportamiento aparentemente rudo del santo confesor que les invitaba a abandonar el confesionario. Sin embargo, vuelven a la mente las palabras de la Escritura: “Como es verdad que yo vivo –oráculo del Señor Dios- no gozo de la muerte del impío, sino que el impío desista de su conducta y viva” (Ez. 33,11). Así que todos aquellos que habían sido alejados del confesionario regresaban con un “corazón contrito y humillado” (Salmo 50), sobretodo, habiendo recibido la gracia de una real inteligencia del propio pecado. Lo que, por ejemplo, le había faltado inicialmente a David, cuando no comprendió que la profecía de Natán se referìa a él. El rey salmista testimoniará en aquel admirable Salmo 50 haber recibido después el don y  la capacidad de ver claro el propio pecado: “Lávame de todas mis culpas, purifícame de mi pecado. Reconozco mi culpa, mi pecado está siempre ante mí. Contra ti, contra ti sòlo he pecado, lo que es malo a tus ojos, yo lo he hecho”. Subrayar este aspecto, adquirir esta consciencia, es un don que proviene de Dios. Aquél pecado reconocido y percibido en su gravedad, es acogido por Dios. El Padre Pío frecuentemente “se limitaba” a ratificar lo que por gracia divina “veía” ya realizado en el corazón de Dios y en el corazón del penitente que se encontraba ante él. La Escritura afirma pues, que Dios se olvida de nuestros pecados: “Entonces mi amargura se trocarà en bienestar, pues tù preservaste mi alma de la fosa de la nada, porque te echaste a la espalda todos mis pecados” (Is. 38,17). El mismo Papa Francisco dijo, bromeando, en el curso de una catequésis, que Dios tiene un solo defecto: ¡Se olvida de todos nuestros pecados!
Su severidad pues estaba al servicio de la pedagogía divina que tiene un proyecto para cada uno de nosotros y apunta a nuestra adhesión a la obra de salvación.
Un estilo que en ciertos aspectos recuerda el modo de actuar del mismo Dios, cuando en distintos fragmentos proféticos del AT parece casi “entrar en causa”, “en litigio” con su pueblo. De hecho, Dios inicialmente rehùsa de perdonar el pecado de su pueblo, y sòlo después de un tiempo establecido deja entrever la riqueza de su perdón. Esta experiencia, narrada por los profetas, tal vez pueda explicar por qué el Padre Pío acogía y a veces rechazaba al pecador. Sintiéndose  rechazado y alejado, el penitente podía reflexionar sobre su propio pecado y el estado de miseria en que éste lo habìa sumido y por tanto retornar verdaderamente convertido al confesionario. Todo es obra de la gracia divina que trabaja en el corazón del hombre.
Mientras tanto, el Padre Pío continuaba rezando y sufriendo por aquel pecador alejado e invitado a volver después de un cierto tiempo; a sus sufrimientos físicos y morales, solía anadir otras formas de penitencia y de mortificación corporal,  como la privación de la comida o del  sueño. Todo para la conversión de aquel pecador que después fatalmente volvería arrepentido sellando el perdón de Dios con “un abrazo pacificante”.
En la narración de los Evangelios, también Jesús acoge a los pecadores, pero los pone ante la verdad sobre sí mismos, les invita a releer su propia existencia con los ojos de una renovada fe en El, la única capaz de hacer brotar la novedad de vida: “Ni yo te he condenado, vete y de ahora en adelante no peques más” (Jn. 8,11).
Hay que anadir también que con frecuencia, existía una actitud superficial por parte de algunos por decir asì “penitentes” que se acercaban al confesionario por muchos otros motivos, no necesariamente para confesarse y retomar un verdadero camino de conversión, que provocaba las reacciones airadas del Padre. A este propósito se refiere el Padre Eusebio Notte de Castelpetroso: “El confesionario era el único medio para acercarse al Padre Pío y pedirle algún consejo, por eso todos querían ir a confesarse. Una enorme multitud, con una conducta poco educada… hecha de peleas, rinas, palabrotas… con tal de alcanzar el objetivo. A la confesión de los pecados y al arrepentimiento de las culpas nadie pensaba. Esto era uno de los motivos principales por el cual el Padre los echaba sin la absolución. No quería que el sacramento de la confesión fuese profanado con su complicidad. Fue entonces cuando el superior tuvo la idea de implementar un sistema de reservaciones, algo realmente extraño, pero que en cierto modo resolvió el problema.
“Cincuenta o sesenta mujeres, que presumiblemente el Padre habrìa confesado cada mañana, eran preparadas acerca de cómo debían confesarse”.
“No empezar con los pedidos o preguntas de cosas materiales: estas estaban reservadas para el final de la confesión. La precedencia correspondìa a los pecados mortales, al número, a la especie, y después a los pecados veniales”.
“Estos pecados, para obtener la absolución del Padre Pío y el perdón de Dios, suponían algo importante: reconocer de haberse equivocado, trasgrediendo los mandamientos del Señor y arrepentirse (…). Entonces la absolución estaba garantizada y se encontraba, no un Padre Pío juez, sino un padre con una dulzura infinita, que te invitaba a la conversión y al arrepentimiento.
“Una confesión hecha de este modo, te autorizaba a pedirle al Padre todo lo que querías.
“Si no se respetaban estas normas, o peor aún, si no había un cierto arrepentimiento, el Padre lo provocaba cerrándoles la ventanilla en la cara sin demasiada gracia (…). Pero sin embargo, es de notar que no te mandaba al infierno, sino que agregaba siempre: “Vete, vuelve dentro de un mes, dos meses”, etc. El regreso y la conversión estaban casi asegurados. Sellados por “una confesión dulcísima e inolvidable” (E. Notte, Padre Eusebio e Padre Pio. Briciole di storia. Grafiche Grilli, Foggia, 2007, pp. 155).
Hay otro aspecto no menos considerable en la pedagogía del Padre Pío confesor, su celo por la gloria y los derechos de Dios asì como también por la salvación de las almas. El mismo ha escrito al Padre Benedetto de San Marco in Lamis el 20 de septiembre de 1921: “Todo se compendia en esto: estoy devorado por el amor de Dios y por el amor al prójimo. Dios está siempre para mi fijo en la mente y estampado en el corazón. Nunca lo pierdo de vista: me conmueve admirar su belleza, su sonrisa, sus turbaciones, su misericordia, su venganza o mejor dicho el rigor de su justicia (…) Créame, padre, que los enojos que a veces me sobrecogen son causados por esta dura prisión (…) ¿Cómo es posible ver a Dios que se aflige y no afligirse? Ver a Dios al límite de arrojar su zaeta, y buscando otra solución no encontrar más que alzar la mano y detener su brazo, y la otra dirigirla temblorosa al hermano, con un doble fin: que arroje lejos de si el mal y que se aparte, y rápidamente, de ese lugar donde se encuentra, porque la mano del juez está por descargarse sobre él? Créame, que en ese instante, mi interior no queda conmovido y mucho menos alterado. No siento otra cosa que no sea querer lo que Dios quiere. Y en El me siento siempre reposado, al menos en mi interior, exteriormente sin embargo a veces un poco incómodo” (Epístola I, p. 1247).
El Padre Carmelo de Sessano testimonia: “Después de una riña bastaba que volviera la cabeza hacia él para verlo de nuevo sonreír, como si nada hubiera ocurrido. Me sucedió una vez al observarlo, que quedé sorprendido, tanto que le dije: <Pero, Padre, hace un instante parecía el fin del mundo, ¡en cambio ahora todo es cielo!> Y él a mi: <Hijo mío, me turbo sòlo en la superficie, pero dentro, en el corazón, hay siempre sobrada calma y serenidad>. (Carmelo de Sessano, Testimonianza su Padre Pio, P. Pio da Pietrelcina, San Giovanni Rotondo, 2000, p.10).
Es además interesante notar como el Padre Pío exhortaba a sus hermanos sacerdotes a no imitarlo. A un confesor que echó a un penitente que, obviamente, no volvió más, le dijo: “Es un lujo que tù no te puedes permitir”
En otra circunstancia, cuando algunos hermanos sacerdotes le preguntaron: “Cuando usted no absuelve, esas almas recurren a nosotros. ¿Qué debemos hacer: absolver o no?, el Padre Pío respondió: “Vosotros debéis absolver, el Padre Pío es uno solo”.
Como afirma Stefano Campanella, en su reciente obra “La Misericordia in Padre Pio”: “El contacto directo con el Señor consentía, de hecho, a aquel fraile no sòlo de escrutar el corazón, sino también de conocer el itinerario de purificación más eficaz para obtener de los pecadores un arrepentimiento más profundo, una verdadero resurrecciòn”.
Interesante aún en este aspecto es el testimonio del Padre Peregrino Funicelli de San Elia a Pianisi,  quien le preguntò al Padre Pìo:“Las personas dejadas por él sin absolución, en caso de muerte imprevista, ¿corren el riesgo de condenarse? El Padre Pío responde: “¿Quién te dijo que esas almas están en desgracia de Dios? Entonces el interlocutor objetó: “Y si no están en desgracia de Dios, ¿por qué no pueden acercarse a la Eucarestía? Y el Padre Pío le replicò: “Porque deben hacer una penitencia particular”.
En algunos casos, inclusive era él mismo el que aconsejaba al penitente despedido sin absolución sacramental: “Ahora vete a confesarte con otro”.
En el humilde confesionario de la antigua iglesia de Santa María de las Gracias de la aldea gargánica de San Giovanni Rotondo, podemos afirmar que el Padre Pío, hacìa suyo el grito del hombre de su siglo, marcado por los horrores de la guerra,  la duda del aparente eclipse de Dios, del mal moral que iba ganando la sociedad, consciente de ser sòlo un pobre instrumento de la misericordia de Cristo al servicio de los “hermanos en exilio”.

 El Padre Pio confesor “iluminado”
Este último fue un tema profundizado particularmente por el Papa Juan Pablo II. El santo Pontífice escribe sobre el argumento: “El Padre Pío de Pietrelcina… ha ayudado a muchos a encontrar el camino maestro de la Verdad y del Amor. Pero ¿Dónde se nutría él de aquella luz que lograba irradiar a cuantos lo encontraban? Ciertamente en la oración, en la escucha de Dios, en las largas penitencias y, sobretodo en la celebración de la Santa Misa, que constituía el corazón de toda su existencia” (discurso a los grupos de oración al cumplirse 40 años de su fundación en 1990). La respuesta se encuentra ciertamente en la intimidad con el Señor, en el camino de una auténtica conversión y en la presencia silenciosa y eficaz de la divina Providencia.
 El día sucesivo a la beatificación, el Papa Juan Pablo II vuelve sobre los valores religiosos y sacerdotales vividos por nuestro Santo, confirmando todo lo que ya había declarado Paulo VI acerca del fraile capuchino: “… se ha dedicado enteramente a la oración y al ministerio de la reconciliación y de la dirección espiritual. Lo resaltó muy bien el Siervo de Dios, el Papa Paulo VI: “¡Mirad qué fama ha tenido el Padre Pìo! Qué clientela mundial ha congregado a su alrededor ¿Y por qué? Tal vez porque era un filòsofo, porque era un sabio, porque contaba con medios a su disposiciòn? Porque decía la Misa humildemente, confesaba de la mañana a la noche y era- cosa difìcil de decir – representante visible  de los estigmas de Nuestro Señor. Era un hombre de oración y de sufrimiento” (20 de febrero de 1971). Su vida misma, rica de combates espirituales vivida: …”con las armas de la oración, centrada en los sagrados gestos cotidianos de la Confesión y de la Misa… La Santa Misa era el corazón de cada una de sus jornadas, la preocupación casi espasmòdica de todas las horas, el momento de mayor comunión con Jesús, Sacerdote y Víctima. Se sentía llamado a participar en la agonía de Cristo, agonía que continúa hasta el fin del mundo” ( Papa Giovanni Paolo II, Homilia per la beatificazione di Padre Pio, 2 maggio 1999).
En la homilía de la canonización, encontramos uno de las últimas alusiones al corazón sacerdotal del Padre Pío, esta vez vinculada con la misericordia divina de la que ha sido fiel dispensador, administrada como ejercicio de la pedagogía divina que busca y educa al pecador y a la verdad sobre sí mismo y su Dios: “El Padre Pío ha sido generoso dispensador de la misericordia divina, poniéndose a disposición de todos a través la recepción, la dirección espiritual y especialmente la administración del sacramento de la Penitencia. El ministerio del confesionario, que constituye una de las caracterìsticas màs salientes de su apostolado, atraía multitudes innumerables de fieles al Convento de San Giovanni Rotondo. Incluso cuando el singular confesor trataba a los penitentes con aparente dureza, éstos, tomando conciencia de la gravedad del pecado y sinceramente arrepentidos, casi siempre retornaban para el abrazo pacificante del perdón sacramental. Pueda su ejemplo animar a los sacerdotes a cumplir con alegría y asiduidad este ministerio, tan importante hoy también… (Homilía por la canonización de Padre Pío de Juan Pablo II en 2002).
“En el ministerio de la confesión, el  Padre Pío perseguìa exclusivamente la salvación de las almas” (P. Carmelo de Sessano). Afirmaba nuestro Arzobispo Mons. Michele Castoro: “Concebía su obra de confesor como una ayuda para hacer renacer a  las personas, y transformarlas en nuevas criaturas. Es en el confesionario que se ha revelado un auténtico educador, según el significado etimológico de este término, que se refiere a la capacidad de hacer surgir en una persona su verdadera identidad, más allá de todo obstáculo y de todo límite. Y su dureza era manifestación, por parte suya, de su consciencia de cuàn delicada fuera esa tarea”. (Mons. Castoro, Homilía para la fiesta de San Pío,  23 de septiembre de 2011).
De hecho, solìa amonestar a sus hermanos sacerdotes: “Nosotros, los sacerdotes, administramos la sangre de Cristo. Cuidado de no arrojarla con facilidad y ligereza”.
Y a un hermano que buscó abogar en favor de un penitente despedido sin absolución, el Padre Pío le respondió: “¿Tampoco tú no me comprendes? ¡Si supieras cómo sufro al tener que negarle la absolución!... Entiende que es mejor ser reprochado por un hombre en esta tierra que por Dios en la otra vida”.
Una religiosa testimonia: “Era un juez severo cuando el caso lo requerìa (yo he hice frecuentemente esa experiencia personal), pero luego, el alma advertía rápidamente al padre tierno, que llegaba a derramar lágrimas de compasión y de amor por ella”. (Testimonio de Sor María Francisca Consolata).
Stefano Campanella, en la obra anteriormente citada, refiere a este respecto un testimonio aún más elocuente, del profesor Francesco Lotti, jefe del departamento de pediatría de la Casa Alivio del Sufrimiento, estrecho colaborador y médico personal del Padre Pío. Se refiere a un colega suyo que se involucrò en una situación lamentable. De hecho, él había mantenido una relación extra-conyugal y su amante (una enfermera) había quedado embarazada. Siendo él un personaje muy notorio en la ciudad de San Giovanni Rotondo y entre los colaboradores muy estrechos del santo, se alejó del Padre por miedo de recibir un áspero reproche por parte de su habitual confesor delante de la gente que se apinaba en la pequeña iglesia conventual. Por eso, recurriò a un hermano religioso del Padre Pío exhortándole a abogar en su favor ante el Padre, invitándolo a ser clemente con él y a no echarlo con rudeza delante de todos. El hermano se prestó a la mediaciòn y le contó al Padre Pío lo acaecido y la situación desagradable en la que se encontraba el desafortunado médico. El religioso comenta: “El Padre Pío me miró y me dijo: Pero, ¿Tú te has escandalizado?  Y yo:  Y bueno, un poquito sí: “Por la persona… frecuenta el convento desde hace muchos años, está siempre cerca suyo, un poco me he escandalizado”. Y el Padre Pío le replicò: <Mira, si el Señor sacara por un solo instante su mano de mi cabeza y de la tuya, ambos harìamos cosas peores. Dile que venga aquí y no lo trataré mal delante de todos>. Y así fue, naturalmente”.

El Padre Pío, no sòlo confesor, sino también “victima por los pecadores”

Un aspecto que tal vez deberìa ser màs profundizado en el ministerio de la reconciliación del Padre Pìo, es el de “la víctima ofrecida en sacrificio” que él hace de sí mismo en reparación y expiación de los pecados de los hombres. Un ofrecimiento  que interpretamos a la luz de su particular conformación a Cristo. Parecería que no fuera suficiente el servicio de cada día cumplido con fidelidad y total entrega: él quiere comprometerse aùn más y sinte que debería ofrecerse víctima, en uniòn con el sacrificio de Jesucristo, unica vìctima agradable al Padre para la salvaciòn de los hombres. Una sensibilidad que encontramos en el Concilio Vaticano II donde se afirma que los presbíteros actúan en nombre de Cristo. Este ofrecimiento alcanza su vértice en la celebración de la Eucaristía. El Papa Juan Pablo II comenta: “¿Y quién no recuerda el fervor con el que el Padre Pío revivía en la Santa Misa la Pasión de Cristo? Por esto la estima que tenía de la Misa – por él definida “un misterio tremendo” – como momento decisivo de la salvación y la santificación del hombre mediante la participación en los sufrimientos mismos del Crucificado. “ En la Misa –  solìa decir –  està todo el Calvario”. La Misa fue para él  “fuente y vértice”,  perno y  centro de toda su vida y de toda su obra”.

Conclusión

Queridos hermanos y hermanas, conscientes de que nuestro deber es orientar a los hermanos hacia Cristo, estamos llamados sobre todo a cultivar una relación vital con El; se necesita en suma, estar llenos del Espíritu Santo para asì ser capaces de discernir los dones de Dios y de testimoniarlos con fidelidad y coherencia.
Lo sabemos muy bien: la vida espiritual y pastoral de nosotros, los sacerdotes, depende, por su calidad y fervor, de nuestra estrecha uniòn a la fuente de la gracia que es el Corazón de Cristo.
El Padre Pío, apóstol incansable del confesionario, interceda por todos los presbíteros llamados a ejercitar el ministerio, a fin de que en este mundo atormentado, marcado por la violencia y el odio, el relativismo moral y la pérdida de los valores, podamos ser testimonios fehacientes de la misericordia de Dios. Que también hoy, en le Iglesia, “maestra de humanidad y de misericordia”, los sacerdotes puedan transformarse como ha sido el Padre Pío, en “una caricia viviente del Padre, que cura las heridas del pecado y renueva el corazón con la paz” (Papa Francisco).
A modo de conclusión, relato aquì un episodio que tal vez, muchos habrán ya escuchado, pero que en cierto modo, resume todo lo que hemos tratado de decir con respecto al Padre Pío “ministro y apóstol de la misericordia”. Es Mons. Pierino Galeone quien nos ofrece este testimonio: “Se refiere a un abogado boloñés, ex 33 de la masonería (el grado más elevado en la jerarquía masónica), obstinadamente anticlerical, teniendo a sus espaldas un pasado cargado de pecados y de errores. Todo inició con la enfermedad de su esposa: tumor sin esperanza. La muerte era cierta e inminente. El marido, angustiado, estaba en el hospital y la asistía. Pero un día ella, sollozando, le pide que vaya a San Giovanni Rotondo para implorarle al Padre Pío la gracia de un milagro. Había sentido hablar mucho de las innumerables gracias que él habìa propiciado. La señora sabía que el marido era masón y obstinadamente anticlerical, pero ésta era su última esperanza.
El abogado instintivamente tuvo una reacción irritada y sarcástica. Pero cuando la esposa, desesperada rompió en llanto, por compasión ante su penosa condición, decidió contentarla: “Bien, voy a ir” – le dijo - . “Y no porque crea, sino para “giocare un terno al lotto” (para jugar un nùmero de la loterìa)”. Parte pues de Boloña y llega en un día. Participa en la misa por la mañana, hace la larga fila de las confesiones y cuando llega su turno, quedándose de pie, sin arrodillarse, le susurra al Padre Pío que quería hablarle un minuto. “Joven, ¡no me haga perder el tiempo!, - le replicò - ¿qué ha venido a hacer Ud., a “giocare un terno al lotto”? Si quiere confesarse arrodíllese, si no, déjeme confesar a esta pobre gente que está esperando”.
El abogado se sintió impactado al escuchar repetir al dedillo por parte del Padre Pío, la misma frase que él le había dicho a la esposa dos días antes y también el tono del fraile no admitía réplica. Casi sin pensarlo, se arrodilló, pero no había pensado ni siquiera en sus pecados, no sabía qué decir. Por un instante se sintió como una página en blanco, enmudecido y con el recóndito temor que aquel confesor le repitiera la escena. Y así continúa: “En cambio, apenas me arrodillé, el Padre cambió la voz y la actitud: se volviò dulce y paternal. Es más, en forma de preguntas, me fue revelando paulatinamente cada pecado de mi vida pasada, ¡ y yo había cometido tantos! Yo escuchaba cabizbajo la pregunta, y siempre respondía “Sí”. Asorado y conmovido, me quedé todo el tiempo inmóvil. Finalmente el Padre Pío me pidió: ¿Tienes algún otro pecado que confesar? No, respondí, convencido de que habiéndome dicho todo él,  demostrando asì que conocìa  perfectamente mi vida, yo no tenía nada más que confesar. El Padre Pío, en ese instante, me reveló un episodio de mi vida pasada que solamente yo conocía. Fulminado por su escrutinio del corazón, rompì en llanto. Mientras con el rostro escondido entre las manos, sollozaba, inclinado ante el reclinatorio, el Padre dulcemente me apoyó el brazo sobre las espaldas y, acercándose aùn màs a mi oído, me susurró, sollozando: “Hijo mío, ¡me has costado gran parte de mi sangre!. Ante estas palabras sentí mi corazón como si se partiera en dos, como por una dulcìsima llama.
Lloraba, cabizbajo y , de a ratos, alzando el rostro empapado en lágrimas, le repetía: “Padre,¡ perdón, perdón, perdón!. El Padre que tenía ya el brazo sobre mis espaldas, se acercó aùn más y comenzó a llorar conmigo. Una dulcísima paz invadió mi espíritu. Por un momento sentí el absurdo dolor mudarse en un increíble gozo.
“Padre – le dije – ¡soy tuyo! ¡Haz de mí lo que quieras! Y él, enjugándose los ojos me susurró: “Dame una mano para ayudar a los demàs”. Después añadió: “Salúdame a tu mujer”. Volví a casa y mi esposa estaba curada”.


Fray Carlos María Laborde capuchino
Secretario General de los Grupos de Oración de Padre Pio


Oraciones de Padre Pio


posted by Marcela T. Gonzalez Grupos on

No comments



Coronita al Sagrado Corazón de Jesús.
 Recitada diariamente por el Padre Pío, por todos aquellos que se encomendaban a sus oraciones.

  1)    ¡OH Jesús mío! que dijiste. “ En verdad os digo, pedid y recibiréis, buscad y encontrareis, llamad y se os abrirá”, he aquí que yo llamo, yo busco, yo pido la gracia...
Padre nuestro, Ave Maria, Gloria.
Sagrado Corazón de Jesús, confío y espero en vos.

 2) ¡OH Jesús mío!, que dijiste “en verdad os digo cualquier cosa que pidieres a mi Padre en mi nombre, el os la concederá” he aquí que a Vuestro Padre y en Vuestro nombre, yo pido la gracia...
Padre nuestro, Ave María, Gloria .
Sagrado Corazón.......

3) OH Jesús mío ! que dijiste. “En verdad os digo, el cielo y la tierra pasarán pero mis palabras no pasarán jamás” he aquí que apoyado en la infalibilidad de vuestras santas palabras yo pido la gracia...
Padre nuestro, Ave María, Gloria.
Sagrado Corazón........

¡OH Sagrado corazón de Jesús! a quien es imposible no tener compasión de los infelices, tened piedad de mi, mísero pecador, y concédeme la gracia que te pido, por medio del Inmaculado Corazón de Maria, vuestra y nuestra tierna Madre.

 San José padre adoptivo del Sagrado Corazón de Jesús ruega por nosotros.

 Dios te salve Reina y Madre........
Amen.

La Misericordia de Dios en el Padre Pio, por Gerardo di Flumeri


posted by Marcela T. Gonzalez Grupos

No comments


Por lo que yo sé, el Padre Pío ejercitó el amor y la misericordia con todos, no hizo excepción alguna. Hasta él llegaron centenares y millares, quizás millones, de fieles de todas las clases sociales, y él a todos acogió con la misma sonrisa, con la misma amabilidad, con la misma disponibilidad para escucharlos.
Con todo, en su prolongado ministerio sacerdotal, él tuvo, como Jesús, tres preferencias: los habitantes de San Giovanni Rotondo, los enfermos y los pecadores.
Los habitantes de San Giovanni Rotondo. Como es sabido, el 7 de enero de 1950, para poner orden entre la gran multitud de personas que quería confesarse con el Padre Pío, se comenzó con el sistema de la prenotación. Las mujeres, y después también los hombres, para poder confesarse con el Padre Pío, tenían que apuntarse primero. En su mayor parte, las mujeres que se confesaban habían nacido o residían desde tiempo atrás en San Giovanni Rotondo. Sólo alrededor de una tercera parte eran «forasteras». El trato distinto no era fruto de unos privilegios que nunca existieron, sino expresamente querido por el Padre Pío, que se sentía enviado en primer lugar a los habitantes de San Giovanni Rotondo. Como Jesús, que decía: «Yo he sido enviado a las ovejas descarriadas de la casa de Israel» (Mt 15,24) y que ordenaba a los apóstoles: «Id más bien a las ovejas descarriadas de Israel» (Mt 10,6).
Se entiende fácilmente el motivo de estas preferencias del Padre Pío al pedir un trato distinto para sus “paisanas” Entre ellas había muchas almas a las que desde decenios confesaba y dirigía espiritualmente en los caminos del Señor.
El amor del Padre Pío por el pueblo de San Giovanni Rotondo queda reflejado en dos cartas que escribió, en fechas muy cercanas una de la otra, en el turbulento año 1923. El 10 de agosto escribía: «Tengo buenas razones para imaginar mi fatal desenlace, sabiendo sus intenciones de tenerme con ellos si no es vivo al menos muerto» (Epist IV,952). Y el 12 del mismo mes y año prometía a Francisco Morcaldi: «Yo recordaré siempre en mis pobres oraciones a este generoso pueblo, suplicando para él paz y prosperidad, y, como prueba de mi afecto y no pudiendo hacer ninguna otra cosa, manifiesto mi deseo de que, si mis superiores no se oponen, mis huesos sean enterrados en algún rinconcito tranquilo de esta tierra» (Epist. IV,734). Gracias a Dios, ¡el deseo del Padre Pío fue atendido!
Los enfermos. El amor, la misericordia y la compasión del Padre Pío por los enfermos y los necesitados vienen de muy atrás. El 16 de mayo de 1914, abría así su corazón al Padre Benedetto: «En el fondo de mi alma, me parece que Dios ha derramado muchas gracias que se relacionan con la compasión de las miserias ajenas, sobre todo de los pobres necesitados. La profunda compasión que siente mi alma a la vista de un pobre, provoca en el centro de la misma un deseo vehementísimo de socorrerlo y, si atendiese a mi voluntad, ésta me arrastraría a despojarme hasta de mis prendas de vestir para cubrirlo a él. Y si sé que una persona sufre, lo mismo en su alma que en su cuerpo, ¿qué no haría ante el Señor para verla libre de sus males? Con tal de verla libre, abrazaría muy gustoso todos sus sufrimientos, ofreciendo el fruto de los mismos en su favor, si el Señor me lo permitiese» (Epist. I,462s).
Confieso ingenuamente que, cada vez que leo estas palabras del Beato Padre, me viene a la mente el pasaje de San Mateo que dice: «Al anochecer, le llevaron muchos endemoniados; él con su palabra expulsó los espíritus y curó a todos los enfermos. Así se cumplió lo que dijo el profeta Isaías: Él tomó nuestras dolencias y cargó con nuestras enfermedades» (Mt 8,16-17).
Ante la enfermedad y el sufrimiento, el Padre Pío no se detuvo a filosofar, preguntando el porqué del dolor y tratando de buscar una imposible respuesta racional a esta pregunta. El Padre Pío actuó.
En 1925 fundó el hospital civil San Francisco, que tuvo una vida corta: 13 años, hasta el 1938, cuando, seriamente afectado por el terremoto, fue abandonado y se dejó que se viniera abajo.

El 5 de mayo de 1956 el Padre Pío inauguró la “Casa Alivio del Sufrimiento”, la criatura de la Providencia que, gracias a Dios, existe todavía y continúa su actividad para alivio de los enfermos y de los necesitados. En continuo crecimiento, gracias también a la labor de hombres cualificados y responsables, perpetúa en el tiempo la obra caritativa del Padre Pío, convirtiendo en realidad concreta su misericordia y su compasión hacia los hermanos que sufren.
Para comprender el espíritu de esta institución benéfica, me limito a recordar las conocidas palabras que el Padre Pío dijo a los médicos el 6 de mayo de 1956: «Vosotros tenéis la misión de curar al enfermo; pero, si al lecho del enfermo no lleváis amor, no creo que las medicinas sirvan de mucho. Yo he experimentado esto: cuando estuve enfermo en 1916/17, mi médico, al curarme, me dirigía antes que nada una palabra de aliento. El amor no puede dejar de lado la palabra. ¿Cómo podéis manifestarlo si no es con palabras que animen espiritualmente al enfermo?... Llevad Dios a los enfermos; esto servirá más que cualquier otro cuidado».
Los pecadores. Al Padre Pío se le ha dado muchos apelativos: el Estigmatizado del Gárgano, el Nuevo san Francisco, el Mártir del confesonario, etc. Pero, que yo sepa, nadie lo ha llamado con el título que los judíos, para denigrarlo, daban a Jesús: «Amigo de los publicanos y de los pecadores» (Mt 11,19).
El Bienaventurado Padre fue el amigo de los pecadores durante más de cincuenta años: cada día, en medio de ellos, siempre dispuesto a escucharlos, a absolverlos, a estimularlos hacia la auténtica conversión del corazón.
No es mi intención delinear aquí el perfil del Padre Pío confesor, que ponga de manifiesto toda su misericordia y su compasión hacia los enfermos del alma. Pero creo que conviene llamar la atención sobre el hecho de que el Padre Pío era un confesor responsable. Lo haré citando una página del excelente libro del padre Fernando da Riese Pio X: «Padre Pío de Pietrelcina, un crucificado sin cruz».
«Padre, oblíguele a volver al convento y oblíguele a confesar, que hará mucho bien». Así se expresaba Rafaelina Cerase en febrero de 1916. Se lo comunicó al P. Agustín de San Marcos para que volviese definitivamente al convento el Padre Pío, al que un mal misterioso obligaba a respirar los aires del pueblo natal, Pietrelcina. Que Rafaelina dio en el blanco, lo ha consta¬tado la historia.
El Padre Pío fue un confesor comprometido.
Le compromete el celo por la conversión de las almas. La «mala correspondencia de los hombres y los favores del cielo» le causan «grandes desolaciones espirituales». Y es por éstos por los que se siente movido a hacer todavía más. El 13 de agosto de 1920 escribe: «Quisiera, quisiera hacer algo más por ellos, para que sean agradables al corazón de Dios; pero para ello me siento impotente, como si tuviera recortadas las alas. Es cierto que esto me hace sufrir, pero sufriría más todavía». El 1 de noviembre de 1920 llega a escribir esta confesión, que es como una ráfaga de luz sobre su alma, que pena de continuo: «Jesús comienza a hacerme sentir lo dulce que es vivir y sufrir por los hermanos».
A pesar de su generosidad en entregarse al servicio de sus hermanos pecadores, vive siempre con miedo de no ayudarles lo necesario. Es una confidencia hecha a Antonieta Vona, con oca¬sión de la felicitación de pascua de 1918, al darse cuenta de que las almas corren a su confesonario cada día en mayor número. Cuenta el sufrimiento de dos espinas que lleva clavadas en el corazón: la primera  espina íntima  es el recuerdo de su falta de fidelidad, de sus pecados, que han convertido su vida en «una constante ofensa a Dios»; la segunda  espina pastoral  su inca¬pacidad para ser un buen confesor. Son líneas que retratan al Padre Pío como confesor responsable. La carta es del 30 de marzo de 1918: «Otra espina llevo clavada en la mitad del corazón y me lo va lacerando. Yo no sé si oriento bien a las almas que el Señor me manda. Estas almas son cada vez más numerosas. Para dirigir a algunas tendría necesidad de una luz sobrenatural y no sé si me encuentro suficientemente preparado, y camino a tientas, valién¬dome un poco de la doctrina descolorida y fría aprendida en los libros y otro poco de la luz que me viene del Altísimo. Quién sabe... si estas pobres almas no tendrán que sufrir por mi culpa. Sólo me consuela saber que no me busco a mí mismo en estas almas y el tener por todas, de modo especial por ciertas almas extraordinarias, buena intención y el recurrir a la luz divina». Sólo le falta terminar con una orden: «También por esta razón te mando que pidas al Señor».
El servicio de confesor lo vive como una carga, pues es consciente de las graves responsabilidades que comporta. Es la carga de las almas. La carga de su vida y de su consiguiente salvación o no salvación.
El 7 de mayo de 1921 deja translucir el sufrimiento que le produce esta carga, al constatar su propia incapacidad: «He sentido pesada la carga del sagra¬do ministerio y grande la responsabilidad y el temor de no corresponder a la voluntad del Señor en el desempeño del ministerio que me señaló su piedad divina... Espero que Jesús no sólo querrá iluminarme para guiar a las almas que me confía, sostenerme y darme fuerzas en las contrariedades, sino que suplirá mi deficiencia».
Para tener éxito en este trabajo de la gracia  en el que encuentra la alegría de la cosecha  el confesor Padre Pío está dispuesto a renunciar a todo: «Recibo un poco de alivio sólo de rechazo, al admirar la abundante cosecha en la casa del Señor. Por lo demás siento el valor de renunciar a todo, con tal que las almas vuelvan a Jesús y le amen».
Por este sufrimiento «el Padre Pío era, en su confesonario, un perenne viernes santo, que, con su sangre, otorgaba a los pecadores arrepentidos la vida y la paz del Resucitado». Sentía la enorme responsabilidad de administrar la sangre de Cristo. He aquí 1o que le decía a un sacerdote:  «¡Si supiese usted qué terrible es sentarse en el tribunal de la penitencia! Somos administradores de la sangre de Cristo. Estemos atentos a no derramarla con facilidad y ligereza».
Es la sangre del amor, de la misericordia y de la compasión.
Debemos detenernos en los símbolos con los que el Antiguo y el Nuevo Testamento expresan la misericordia de Dios hacia sus criaturas: padre, pastor, viñador.
a) - Padre. Si algún título de los que se da al nuevo Beato es reiterativo, éste es el de padre. Así lo han llamado miles y millones de fieles: padre, el padre, padre espiritual. Incluso después de la beatificación, aunque el título oficial es: Beato Pío de Pietrelcina, los fieles siguen llamándolo: Beato Padre Pío de Pietrelcina.
¿Qué se quiere expresar con la palabra padre? En primer lugar, que el hermano de Pietrelcina, Francisco Forgione, es sacerdote. En este sentido, el apelativo de padre se da a todos los sacerdotes. En segundo lugar, el Padre Pío es llamado el padre, porque es un sacerdote singular, siempre y ante todo sacerdote. En tercer lugar, es llamado también padre espiritual porque, por la dirección espiritual y en virtud de la confesión sacramental, llegó a ser padre espiritual de incontables almas. Muchos le pidieron de forma explícita ser sus hijos espirituales y, por tanto, tenerlo como padre de su espíritu. En fin, son muchos los padres que, movidos por el amor y la devoción hacia el Padre estigmatizado, han dado a sus hijos el nombre de Pío.
Como Abrahán, el Padre Pío es verdadero padre de una multitud de gente.
Pero el significado de padre no se agota en estas explicaciones. En el Antiguo y el Nuevo Testamento, Dios Padre es, ante todo, el que ama. El Padre Pío es, antes que cualquiera otra cosa, el que ha amado: amó a Dios y a los hermanos. Ahí están sus cartas y su vida extraordinaria para testimoniarlo.
En el Antiguo y el Nuevo Testamento, Dios Padre es el que perdona. En el libro del Éxodo se lee: «Señor, Señor, Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad. Misericordioso hasta la milésima generación» (Ex 34,6). El Padre Pío perdonó siempre. No sólo en el confesonario, ofreciendo a las almas el perdón de Dios; también en la vida, perdonando a sus enemigos y orando por los que lo habían calumniado. En cierta ocasión, un hermano de fraternidad entró en la celda del Padre Pío y lo encontró orando por un enemigo. «¡Oh! ¡No, Padre!», le dijo el hermano. «¡Eso es demasiado!». Y el Padre Pío: «Debemos perdonar y orar también por los que nos han hecho mal; ésta es la enseñanza de Jesús».
En el Evangelio, padre es aquel que espera al hijo pródigo, que se ha marchado de casa en busca de otros amores y de dioses extraños. El Padre Pío, en la vieja iglesita y en el nuevo santuario, en el confesonario de los hombres y en el de las mujeres, en los pasillos del convento y en su celda, de día y de noche, permaneció a la espera de miles de hijos pródigos. O, mejor, los atrajo hacia sí con el perfume de sus carismas y la fragancia de sus virtudes.
Pero, por encima de todo, padre es el que engendra y da la vida. Dios Padre es el que engendra a Dios Hijo; es el que crea el mundo y da vida al universo. Leemos en el libro del Deuteronomio: «¿No es él tu padre, que te crió, el que te hizo y te estableció?» (Deut 32,6). Y en el libro de Isaías: «Señor, tú eres nuestro padre, nosotros la arcilla y tú el alfarero: somos todos obra de tu mano» (Is 64,7; cfr. también Mal 2,10).
El Padre Pío es padre, porque con su ministerio sacerdotal, con sus oraciones y sus sufrimientos, dio la vida sobrenatural a innumerables almas.
b) - Pastor. El segundo símbolo, con el que el Antiguo y el Nuevo Testamento expresan la misericordia de Dios hacia las criaturas, es el de pastor.
En 1959, en vida aún del Beato Padre, un docto sacerdote, Giuseppe Del Tom, escribió un folleto con el título «El Buen Pastor». En la presentación adelanta la imagen que se ha formado del Padre Pío: «es en nuestro tiempo una de las representaciones más atrayentes del Divino Buen Pastor» (p.8).
Veamos cuáles son las notas características del Buen Pastor en el capítulo 10 del evangelio de san Juan. Pero, antes de descender a detalles, quiero presentar una nota filológica. En el v. 11 de dicho capítulo, Jesús afirma: «Yo soy el Buen Pastor». El texto griego en lugar de bueno (agathós) dice hermoso (kalós). Yo soy el Hermoso Pastor. Jesús era hermoso. De lo que yo recuerdo, también el Padre Pío era hermoso: hermoso de rostro y de compostura. Las espléndidas fotografías que se conservan de él lo dicen con claridad.
Fijémonos ahora en las características evangélicas del Buen Pastor. Fundamentalmente se reducen a dos: la entrega de la vida (v.11) y el conocimiento de las ovejas (v.14) por parte del Buen Pastor.
La entrega de la vida: «El Buen Pastor da la vida por las ovejas» (v.11). Todos sabemos que esto ya  ha tenido lugar. También el Padre Pío dio la vida por las ovejas. Se ofreció como víctima por las almas del purgatorio, por los niños seminaristas del colegio seráfico, por la provincia religiosa, por todos los pecadores. Y su ofrenda como víctima fue el origen de todos los sufrimientos físicos y morales que cayeron sobre él. El jesuita padre Domenico Mondrone, en su opúsculo «La vera grandezza di Padre Pio», escribió: «Al suscitar en el Padre Pío deseos tan repetidos, vivos y acuciantes de ser «un segundo crucificado» por la salvación de las almas, el Señor le presentaba para su firma un cheque en blanco. Y su siervo lo firmó. Dios escribió una cifra incalculable. Y el Padre Pío, sobre todo en los sucesivos cincuenta años de estigmatizado, pagó hasta el último céntimo con una vida crucificada hasta lo inverosímil: ¡crucificada en el cuerpo, en el espíritu, en los ministerios de su apostolado!» (v.19).
«El buen Pastor da la vida por las ovejas».
Conocimiento de las ovejas: «Conozco a mis ovejas» (v.14). El conocimiento del que aquí habla Jesús no es puramente intelectual; implica también deferencia y amor, como leemos en el libro del profeta Isaías: «Apacienta como un pastor a su rebaño, su mano lo reúne. Lleva en brazos los corderos, cuida de las madres» (Is 40,11; cfr. Jer 34,16).
 Conocemos el amor del Beato Padre Pío a sus hijos e hijas espirituales. Los conocía a todos: sabía sus nombres y sus costumbres, los seguía en sus necesidades espirituales y materiales; sobre todo se preocupaba por su destino eterno. En este aspecto es significativa la visión que tuvo la noche de Navidad de 1917, según el relato de Nina Campanile. El Padre Pío, en éxtasis, fue transportado al paraíso, donde contempló los puestos preparados para sus hijos espirituales. «Padre, le preguntó la mencionada señorita, ¿ha visto también la ubicación de sus hijos presentes en el cielo? Y el Padre: sí, también eso lo he visto». (CP,XL,7277).
El capítulo sobre el trato del Padre Pío con sus hijos e hijas espirituales, trato entretejido de conocimiento íntimo, de cuidados diligentes y de amor auténtico, es un capítulo muy extenso que ojalá sea profundizado y examinado en todos sus múltiples aspectos. Aquí es suficiente el indicarlo.
 c) - Viñador. El último símbolo con el que se presenta la misericordia de Dios Padre y de Jesús hacia los hombres es el de viñador. En la Biblia los cometidos o las tareas del viñador son, sobre todo, tres: labrar la viña y escombrarla de piedras (Is 5,2); cortar el sarmiento que ya no da fruto (Jn 15,2); podar el sarmiento que da fruto para que de más (ibidem). Para expresarlo con tres verbos: cuidar, quitar y podar.
Cuidar. Es conocida la meticulosidad con la que el Padre Pío cuidaba la formación espiritual de las almas que acudían a él. Me detengo brevemente en el cuidado del primer ramillete de almas, que se formó en torno a él apenas llegado a San Giovanni Rotondo (4 septiembre 1916). Transcribo un párrafo del testimonio de la ya mencionada señorita Nina Campanile, que escribe en sus Memorias: «El Padre comenzó a darnos conferencias los jueves y los domingos. Nosotras éramos puntuales. Comenzó explicándonos los medios principales de la perfección cristiana, es decir: la elección de un sabio y santo director, la frecuencia de los santos sacramentos, la meditación, la lectura espiritual. Explicaba siempre los temas con ejemplos tomados de la Sagrada Escritura y de la vida de los Santos. Decía: los temas sagrados han de ser avalados siempre con ejemplos sagrados y no profanos, porque tienen mayor fuerza y producen mejores frutos. Impartió conferencias especiales sobre la mortificación. Nos explicó muchas parábolas evangélicas. Y para terminar, el Padre recalcó: el material está a punto; ahora comenzad a construir» (CP,XL,7245).
Cortar - podar. Los otros dos verbos: quitar (o cortar) y podar quieren indicar la enérgica acción del Padre en el ejercicio de su ministerio sacerdotal: confesión y dirección de almas. Explican y arrojan luz sobre ese aspecto que algunos impropiamente han calificado de tosco y arisco. Si un sarmiento no daba frutos, él lo cortaba; si un sarmiento daba pocos frutos, él lo podaba para que diese más frutos. Y todo corte y toda poda suponen siempre sufrimiento y dolor; pero en el fondo son manifestación de un amor auténtico.
«Padre, ¿porqué trata tan duramente a sus hijos?», se le preguntó una vez.
Respuesta: «Corto lo viejo y pongo lo nuevo». Cortaba y podaba.
Así presenta este tema el sabio sacerdote Giuseppe Del Ton en el folleto ya citado «El Buen Pastor»:
«De entrada me parecía que la aspereza no infrecuente del Padre no era demasiado acorde con la imitación del Divino Pastor. Pero cuando comprendí los motivos de este modo de actuar me di perfecta cuenta de que no juzgaba con acierto. Su tosquedad era sólo superficial. Lo confesó él mismo a una persona que conozco: «Mi interior sigue siempre en paz; si me enfado es sólo en el exterior»… Luego, con los pecadores, que o no son conscientes o que justifican su conducta creyéndose, a pesar de sus sarros, fundamentalmente buenos («Sí, eres bueno, bueno como el cocido»), usa formas toscas y ásperas. Y hace esto para llevarlos al verdadero arrepentimiento y a la purificación de su conciencia, con terapia enérgica y eficacia maravillosa, como lo demuestran las conversiones radicales de muchos. He recibido las confidencias de muchos de ellos: no dejaban de bendecir y ensalzar al Padre, que con su método acertado y fuerte había conseguido la transformación de su alma y de sus costumbres» (ib., pp.9-10).

"Padre Pio: encontrar sentido a nuestra cruz" por el Padre Javier Soteras*


posted by Marcela T. Gonzalez Grupos

No comments



Primera Carta de San Pablo a los Corintios 1, 18-24

18 El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden, pero para los que se salvan -para nosotros- es fuerza de Dios.
19 Porque está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios y rechazaré la ciencia de los inteligentes.
20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el hombre culto? ¿Dónde el razonador sutil de este mundo? ¿Acaso Dios no ha demostrado que la sabiduría del mundo es una necedad?21 En efecto, ya que el mundo, con su sabiduría, no reconoció a Dios en las obras que manifiestan su sabiduría, Dios quiso salvar a los que creen por la locura de la predicación.
22 Mientras los judíos piden milagros y los griegos van en busca de sabiduría,
23 nosotros, en cambio, predicamos a un Cristo crucificado, escándalo para los judíos y locura para los paganos,
24 pero fuerza y sabiduría de Dios para los que han sido llamados, tanto judíos como griegos.


Como base para la catequesis de hoy voy a tomar la homilía de Juan Pablo II de canonización de San Pío de Pietrelcina. Siguiendo la vida de éste santo contemporaneo a nosotros, Juan Pablo II que recibió proféticamente según atestigua la historia cuando era sacerdote por el Padre Pío la mirada sobre su pontificado decía en un primer punto de aquella homilía citando el texto de Mateo 11,30 mi yugo es suave y mi carga ligera. Estas Palabras de Jesús a los discípulos nos ayudan a comprender el mensaje más importante de la vida del Padre Pio. Podemos de hecho considerarlas en un cierto sentido como una síntesis de toda la existencia del Padre Pío.

El peso de la cruz no fue en el sin sentido. El peso de la cruz tuvo el sentido propio que tienen los que son capaces de asociar su dolor al misterio de Cristo crucificado y descubren que todo sufrimiento en Cristo lejos de ser estéril se transforma en una fuente de vida y en éste sentido el yugo se hace suave y liviano en cuanto en que se coparticipa en el momento mismo de la recreación de la humanidad con asociar a los dolores que les falta al misterio pascual de Jesús los propios dolores y entonces en relación de amistad con el Señor podemos sentirnos copartícipes con El de la tarea de la redención. La imagen evangélica del yugo evoca las muchas pruebas por las que el Padre Pío tuvo que pasar.

Hoy contemplamos en el lo dulce de esas pruebas. De las pruebas de Cristo en su vida y como fue de ligera esa carga cuando nosotros descubrimos en El y sentimos la llamada de llevarla con amor y fidelidad. La vida y la misión del Padre Pío testimonian que las dificultades y los dolores si se aceptan por amor se transforman en un camino privilegiado de plenitud. Si uno lee las Bienaventuranzas descubre en ese decálogo de plenitud como es posible en el gozo y la felicidad en medio de un hecho real de que debemos hacernos cargo, la vida del hombre está marcada por el dolor. Felicidad y dolor son posibles desde la perspectiva de las Bienaventuranzas: felices los que lloran,los perseguidos, los injuriados, los que trabajan por la paz y luchan por tener limpio el corazón. Todos esos modos de vivir suponen entrega, sacrificio, dolor, cruz, sin embargo en medio de ella es posible el gozo y la felicidad. Hay plenitud de vida en el espíritu cuando nosotros entregamos en la vida del Espíritu lo que más nos pesa y duele, lo que más marcó por el signo del dolor nuestra vida por eso hoy queremos compartir nuestras cruces y especialmente aquellas en las que no pudimos terminar de reconciliarnos con el sufrimiento y el dolor para que en éste día de Gracia que supone la celebración del Padre Pío recibamos el don de saber asumir con grandeza lo que tendió a aplastar nuestra vida y descubrir que allí donde estaba un tropiezo  en realidad lo que había era una piedra desde donde comenzar a ponernos de pie desde otro lugar frente a lo que hasta ahí no tenia sentido, el dolor y la muerte

En cuanto a mi, dice Gálatas 6,14, y desde ese lugar también entendemos no solamente la perspectiva de Pablo sino la del Padre Pío, Dios me libre de gloriarme sino es en la cruz de Cristo
La gloria de la cruz es la que más resplandece en el Padre Pío de Pietrelcina. Es actual la espiritualidad de la cruz vivida por el Padre Pío. Nuestro tiempo, decía Juan Pablo II, necesita redescubrir su valor para abrir el corazón a la esperanza. En toda su existencia el Padre Pío busco siempre una mayor conformidad con el Crucificado teniendo una conciencia muy clara de haber sido llamado a colaborar de manera particular con la obra de la redención. Aquello que Pablo dice: completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Cristo Jesús el Padre Pío lo vivió en plenitud. Sin ésta referencia constante a la cruz no se puede comprender la vida de éste santo, ni la vida de cualquier cristiano. En el plan de Dios la cruz constituye el autentico instrumento a través    del cual nos llega la Gracia de la plenitud para toda la humanidad. El camino explícitamente propuesto por el Señor para los que invita a seguirlo: quien quiera seguirme,dice Jesús, que cargue con su cruz. Lo comprendió muy bien, decía Juan Pablo II, el santo fraile de Gárgano quien en la fiesta de la Asunción en 1914 escribía: para alcanzar nuestro último fin hay que seguir al divino jefe quien quiere llevar al alma elegida por un solo camino, el camino que El siguió, el de la abnegación, el de la cruz.

En el libro de Jeremías capítulo 9 verso 23 Dios dice por boca del profeta: yo soy el Señor actúa con misericordia. El misterio de la cruz en la vida de Cristo y en los que se asocian a Jesús en la Pascua suya termina por traducirse en gestos de amor y de misericordia. El Padre Pío ha sido en éste sentido por su misterio de estar asociado a la Pascua de Cristo en la cruz un generoso servidor de la misericordia ofreciendo su disponibilidad a todos tanto en las obras de caridad como en el hospital creado para los que la guerra iba dejar maltrechos cuanto en el ministerio del sacramento de la reconciliación sobre todo ha sido en el confesionario donde aparecen estos rasgos característicos de su apostolado. Atraía innumerables muchedumbres de fieles al Convento de San Giovanni Rotondo. Era rustico como un buen trabajador de la madera, un evanista, así ha obrado el Padre Pío en muchos corazones con la laboriosidad propia del que le quita a la madera todo lo desparejo. Había en la vida del Padre Pío mucha dureza, mucha firmeza y al mismo tiempo mucha dulzura mezclada en ese rostro a veces tosco, duro con el que trataba al que se acercaba a el para recibir por parte del Padre la reconciliación y misericordia.

El Señor es mi único bien. Pareciera que fuera ésta la razón de sostén de la vida del Padre Pío en su servicio apostólico tan entregado y sacrificado, la raíz profunda de tanta fecundidad espiritual se encuentra en ésta intima y constante unión con Dios que testimoniaban elocuentemente las largas horas que pasaba en oración. Le gustaba repetir:yo soy un pobre fraile que reza. Rezaba cinco veces el rosario completo: misterios de gozo, dolor y gloria. Siempre estaba con el rosario en la mano y el escribiendo acerca de como era en su diario el proceso de oración suya. Cuatro horas de contemplación del misterio pasaba frente al Santísimo en adoración. También cuenta el que cuando confesaba y podía ver cerca al Santísimo Sacramento reservado tenía una profunda comunión cuando confesaba con ese misterio de Jesús puesto allí para ser adorado y contemplado. Decía el Padre Pío respecto de la oración: la oración es la mejor arma que tenemos, una llave que abre el corazón de Dios y el corazón de los hombres. Esta característica de su ministerio, de su vida espiritual es propia  en los grupos de oración del padre Pío, los que el fundó y le ofrecen a la Iglesia, como decía Juan Pablo II,y a la sociedad una formidable contribución de una oración incesante y confiada. El padre Pío unía a la oración una intensa actividad marcada por la caridad de la que es expresión extraordinaria la Casa de alivio para los que sufren. Oración, caridad es una síntesis sumamente concreta de la enseñanza del padre Pío que hoy vuelve a proponerse a todos

   Padre Javier Soteras
* Director de Radio María, Argentina

"Padre Pio y la MIsericordia " , por el Padre Gustavo Seivane *


posted by Marcela T. Gonzalez Grupos on

No comments




El Santo Padre Pío, frecuentando intensamente a Cristo, entró en sus entrañas de Misericordia. Se hizo uno con el Señor, y  así, mostró su Rostro compasivo.

Sabemos cómo ejerció fielmente el ministerio de la Reconciliación sanando las heridas de las almas, auxiliando con piedad a tantos, restituyendo las fuerzas de los penitentes, y velando por los débiles con abnegada paternidad.

El Padre Pío dejó entre muchos tesoros espirituales, el legado de aliviar el sufrimiento. El magno Hospital  que promovió con oración y esfuerzo, sigue allí, en la tierra donde se santificó. Y sigue como signo de su grande corazón. Corazón compasivo y misericordioso. Cobijador de los dolientes, los pecadores, los enfermos, y los necesitados, en sentido amplio y nunca excluyente.
Si nos conservamos en la Misericordia según Jesucristo, habrá Misericordia para nosotros en el último día, ya que seremos medidos con la medida con que midamos a los demás. Y también, conservándonos misericordiosos, caminamos sanando heridas propias y ajenas. Nos volvemos sembradores de perdón.

Gran peso nos quitamos cuando dejamos de vestirnos con la toga de los jueces. Y venimos a convertirnos en discípulos que procuran la perfección en el seguimiento de Cristo, cuando nos ejercitamos en la misericordia: “Sean perfectos como el Padre”, leemos en San Mateo. Pero esto mismo parece aclarase en el Evangelio de San Lucas: “Sean misericordiosos como el Padre Celestial es misericordioso”.

Misericordia como acogida compasiva del sufriente, y como piedad con el arrepentido. Amplia significación. Un corazón  capaz de latir con el de Jesús. De compadecerse del pobre y el extranjero, y de esperar amorosamente al alejado, como el padre de la parábola.

En este año Jubilar que nos ofrece vivir la Iglesia con la feliz determinación del Papa Francisco, tenemos la ocasión magnífica de redescubrir el Rostro misericordioso de Dios.
Leemos en la carta a los Hebreos: “...debió hacerse semejante  en todo a sus hermanos, para llegar a ser un Sumo Sacerdote misericordioso, y fiel en el servicio de Dios, a fin de expiar los pecados del pueblo”.

Así, en Jesucristo tenemos el ejemplo. Con él aprendemos tanto a hacernos prójimos y levantar al herido del camino, como a compadecernos del que nos ha ofendido.
Los bendigo deseándoles una santa Pascua de Resurrección.

* El Padre Gustavo Seivane es asistente espiritual de los Grupos de Oraciòn de Padre Pio en Argentina, designado por la Conferencia Episcopal.

Exhortaciòn "La Misericordia" por Fr. Luis Arrom*, Franciscano Capuchino


posted by Marcela T. Gonzalez Grupos on

No comments


La Misericordia de Dios, es uno de los nombres del amor de Dios, el amor tiene muchos matices y muchas dimensiones, una es la Misericordia, que sería el atributo del amor de Dios, que más nos atañe a nosotros.  Misericordia,  en latín significa, tener el corazón hacía la miseria, por tanto, cuando amas a alguien con misericordia, amas a alguien desvalido,  pobre, miserable, en ese sentido, podríamos pensar,  que no siempre amamos con misericordia; podemos amar,  con amor de profunda admiración, o con amor de mutua complacencia. Cuando nosotros amamos a Dios, y nos alegramos, de que Él, sea infinitamente grande y bueno, no lo amamos con misericordia, sino que lo amamos con admiración, con espíritu de alabanza.

La palabra Misericordia,  con este significado, aparece mucho en las Sagradas escrituras, es una  traducción latina de vocablos hebreos, que expresan esta noción de misericordia, pero con matices, con una riqueza que nosotros no podemos percibir en una traducción normal de la Biblia. La Misericordia, en muchas ocasiones es sinónimo en la Biblia, de entrañas de madre, incluso designa el útero de una madre, cuando un hebreo escucha esta palabra, ya sabe que se está hablando del amor que una madre tiene por su niño,  que ha tenido en su vientre y que ha dado a luz.

La Misericordia, la traducimos también por expresiones hebreas que significan, el amor fiel, el amor que siempre está a tu lado. De hecho la Virgen María, expresa como Madre ese tipo de amor, la Virgen está junto a su Hijo en la Cruz, es un amor fiel, y evidentemente es un amor de Madre.

Es muy bonito, que el pueblo de Israel, invocará este amor de Dios, este amor materno, que nosotros traducimos como Misericordia. El amor materno, es un amor que ama, mucho más de lo que es amado a menudo, es un amor que ama porque ama, cuando amas a tu hijo, sobre todo cuando no se porta bien, es un amor a fondo perdido, lo quieres porque es tu hijo, no porque haga algo por tí, incluso puede ser al contrario, pero no puedes no quererlo, porque  es tu hijo.

Así la Biblia, nos quiere presentar el amor de Dios, por eso no es cierto, eso que muchas veces se dice, de que el Dios del Antiguo Testamento, es el Dios de la severidad, y el Dios del Nuevo, es el Dios de la Misericordia; es verdad que Jesucristo remarca de una manera muy fuerte, la Misericordia de Dios, pero ni en Jesús, está ausente la justicia, ni la Misericordia, está ausente en el Antiguo Testamento, ni mucho menos. Alguna de las expresiones más conmovedoras de esta ternura de Dios, están en  las páginas del Antiguo Testamento. Hay aquel texto del profeta  Isaías,  que dice ¿ puede una madre olvidarse del fruto de su vientre...? pues aunque eso pasara, yo no te olvidaría, es el capítulo 29, del profeta Isaías, versículo catorce, también en el profeta Oseas, el Señor se expresa con esa ternura, y dice. “... Cuando Israel era pequeño, yo le enseñaba a caminar, lo cogía entre mis brazos, apoyaba mi mejilla contra la suya...”;  son una serie de expresiones en las que Dios, expresa una fuerte ternura por su pueblo de Israel, incluso en una ocasión le dice a su pueblo Israel: “ ¿ Cómo te voy a castigar si se me remueven las entrañas...?” . Es una madre que sufre por su hijo, que se ve obligada a reprenderlo a castigarlo, por su  bien, para que vuelva con Él, para que vuelva a vivir de una manera prudente, para que no se auto destruya, pero en el fondo, en todas esas reprensiones que hace Dios a su pueblo, hay un amor entrañable, de Madre.

El  Dios, que aparece en las páginas de la Biblia, no es un Dios pagano, que desea que los hombres le sirvan con sacrificios, que le den culto, le honren, simplemente porque tiene un ego enorme, infinito. El Dios del Antiguo Testamento da unas reglas a su pueblo, para que viva de manera prudente y feliz, para que viva de una manera auténticamente humana,  para que viva como un hijo suyo; y si el Dios del Antiguo Testamento, el Dios de Israel, manifiesta dolor, enojo, decepción, son sentimientos humanos, que quieren decir que el Dios de la Biblia,  no es un Dios insensible, sino que es un Dios, que nos ama profundamente, como una madre, que no soporta que su hijo se auto destruya, y que ya no sabe qué hacer, para que su hijo reaccione. Sería  inacabable, citar todos los textos del Antiguo Testamento, que hablan de la Misericordia de Dios; cuando Dios se revela a Moisés, en el Sinaí, le dice:
” Lento en la colera, rico en misericordia...¨

También  hay Salmos que nos hablan de una manera muy especial de la Misericordia de Dios, el Salmo 136, es una letanía a la Misericordia de Dios, va citando,  lo que Dios ha hecho por la creación: “ Al que hizo el sol, la luna, las estrellas, alabadlo, porque es eterna su misericordia...” luego va citando lo que hizo Dios por el pueblo de Israel, : “ Lo liberó de la esclavitud...” y va repitiendo a modo de letanía: “ ...porque es eterna su Misericordia”. Por tanto Dios, ya se revela desde el inicio, como el Dios de la Misericordia,  el Dios, que tiene entrañas, que tiene piedad, que ama a aquel que muchas veces no le es fiel, que ha caído en la miseria del pecado, pero le ama.

Esta Misericordia de Dios, no es solamente una Misericordia perdonadora, sino que es una Misericordia, vivificadora, comunica la vida, salvadora,  Dios perdona, pero Dios, también comunica la fuerza para vivir de una manera buena, justa. Dios te transforma.

En la vida de Jesús, aparece constantemente la Misericordia de Dios, constantemente,  Jesús cura  enfermos, y libera poseídos, movido por su Misericordia. Jesús, vive encuentros personales, con la gente movido por sus Misericordia, Jesús acoge a los pecadores movido por la Misericordia. Las páginas del Evangelio, están llenas de esta Misericordia de Jesús. Me viene ahora a la memoria, como antes de la multiplicación de los panes, Jesús vio aquella multitud,  y sintió, nos dice el evangelista San Mateo, que se le removieron las entrañas, le dio pena, aquella gente, porque las encontraba como ovejas sin pastor.  Dice a sus apóstoles: “  siento compasión de esta  gente. Dadles de comer. “

Cuando cura a los enfermos, cuando Jesús, se encuentra con aquel leproso que le dice: “ Señor Jesús, si quieres me puedes limpiar...”, nos dice el evangelista: “ Compadecido, lleno de misericordia, Jesús lo tocó, y le  dice.” ...si quiero, y se limpió”.  También, hay milagros que Jesús, los obró, movido por la Misericordia, por la compasión, por ejemplo, la multiplicación de los panes y de los peces, lo hizo por compasión, nadie se lo pidió; otro la resurrección del hijo de Naín, nadie le dijo que hiciera nada por aquel chico, pero cuando Jesús vio el féretro,  y el cortejo fúnebre y a la madre viuda, llorando a su único hijo, nos dice San  Lucas, que Jesús se sintió conmovido, y lo resucita, y no se lo piden.

Jesús actúa, movido por compasión. También la Misericordia de Jesús, puede actuar gracias a la fe, le decía Jesús a Santa Faustina, que la manera que tenemos de acceder a la Misericordia de Jesús es la confianza y la misericordia, que nosotros tengamos con nuestro prójimo, esto aparece constantemente en las páginas del Evangelio, gracias a la fe, y a la Misericordia del Padre, Jesús puede curar, resucitar, liberar, pero necesita esta fe. Cuando Jesús cura, muchas veces no se limita sólo a curar al enfermo, Jesús,  desea un encuentro con esa persona que ha curado, y ese encuentro siempre transparenta una gran Misericordia; por ejemplo,  cuando Jesús cura a aquella mujer que perdía sangre,  que le toca el manto, y queda curada,  Jesús busca a la mujer: “ ¿ Quién me ha tocado...? “, porque quiere hablar con ella, quiere verla, y Jesús, le dice: “ Hija, ten confianza, tu fe es grande, tu fe te ha salvado”.

Leí, hace poco un libro, que examinaba los evangelios, traducidos a la lengua siríaca, una lengua muy parecida a la que habló Jesús. Los Evangelios, fueron escritos en griego, pero los cristianos de Siria, los tradujeron a su lengua, parecida a la que hablaba Jesús, y este autor dice, que en este momento, Jesús utiliza unas palabras de gran ternura con esta mujer, alaba su confianza, y no la llama hija, la llama con un apodo cariñoso, la llama pequeñita,  bonita... Jesús era alguien lleno de ternura, con los pobres, con los pequeños,  igual que  cuando resucita a la hija de Jairo, y le dice : “ Corderito levántate...”; Jesús era alguien lleno de ternura, de compasión, hacía lo pequeño, hacia lo frágil.

Aparece de una manera eminente, la Misericordia de Jesús, con los pecadores.  Una Misericordia, llena de  delicadeza, por ejemplo, cuando Jesús, se invita a casa de Zaqueo, Jesús, no le dice a  Zaqueo,. “ Mira Zaqueo, se que eres un estafador, pero Dios te perdona, Dios te quiere...”, no se lo  dice, simplemente se auto invita a su casa, y este auto invitarse sirve para Zaqueo, que se pregunta, cómo es posible que este hombre santo, quiera dormir bajo mi mismo techo, cómo es posible, que no tenga miedo a contaminarse, que no tenga miedo a las críticas que le van a hacer. Se sintió tan querido por Jesús, que este  hombre cambió, y dijo: “ Mira a partir de ahora, voy a dar la mitad de mis bienes, a los pobres, y  evidentemente a devolver lo que he estafado”,  esto es lo que  hace la Misericordia de Jesús.

También, recordáis aquel episodio de aquella mujer pecadora que mojaba los pies de Jesús, con sus lágrimas, los ungía con perfumes, y los llenaba de besos, aquella mujer, se ha  sentido tan amada, tan respetada por Jesús, que no sabe como agradecérselo, nadie la había tratado de esa manera, es una Misericordia, que no la humilla, que le abre las puertas a la vida, por eso la  Misericordia de Dios, es una atributo divino, la Misericordia, es fuente de vida, y la falta de Misericordia, es fuente de muerte,  la Misericordia, le permite a esa mujer, ser una mujer nueva, pura,  santa.

La Misericordia, Jesús la manifestó muchas veces comiendo con pecadores, cobradores de impuestos, y gente de mala reputación, pero hay una cosa, muy interesante, porque San Lucas, nos dice que en una ocasión, en que Jesús comía con esta gente,  y le criticaban,  Jesús justifica su conducta, explicándonos cómo es Dios. Jesús nos dice: “ Si Dios es así, no os ha de sorprender que yo actúe así”, de esta manera Jesús, nos está diciendo, que sus manera de actuar, es la manera de actuar propia de Dios, nunca hemos de  pensar que Jesús, es de una manera y Dios de otra, eso es absurdo. Jesús es la imagen  humana de nuestro Padre del Cielo, quien ve a Jesús ve al Padre.

La Misericordia, de Jesús, es la Misericordia del Padre, por eso Jesús, nos contará la parábola del hijo pródigo, que nos  habla de una manera muy elocuente de la Misericordia del Padre. El Padre recibe a su hijo, con una amor sin condiciones, su hijo se ha portado muy mal con él, conocemos de sobra la parábola,  le ha pedido la herencia antes de que se muera, la ha malgastado,  tendría mucha razón el padre, si dijera: “ Mira hijo yo te perdono, pero  me tienes que devolver lo que te di, vas a trabajar,  unos  cuantos años y me lo devuelves”; pero el padre no hace eso, le recibe, le besa, no le deja acabar sus excusas, su hijo quiere darle una larga explicación, y él no le deja, sólo le abraza y lo besa, y le prepara un gran banquete, le da ropa nueva. Ese hijo resucita de verdad. Dios no le reclama ninguna deuda.


         Nos  cuesta mucho a nosotros entender eso, porque no somos así,  y sin embargo  Jesús nos va a pedir que seamos así, en el sermón de la montaña, por ejemplo, Jesús el atributo divino que más  subraya es la Misericordia, porque cuando Jesús , dice: “ Sed perfectos, como vuestro Padre Celestial es perfecto...” la perfección que Jesús nos pide que imitemos, es la Misericordia, porque Jesús dirá: “ Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, tratad bien a los que os tratan mal...” y nos dirá la razón: “ Porque así es vuestro Padre que está en los cielos...” y Jesús descubre la Misericordia de su Padre a través de la  Creación, dirá: ” Mirad, si vuestro Padre hace salir el sol, sobre buenos y malos, y envía la lluvia sobre los pecadores y los justos. Su Amor no tiene límites, sed igual que Él”.

¿ Por qué el Padre es la fuente de Misericordia..? Porqué es la fuente de la vida, si nos fijamos el rencor y el resentimiento, son fruto de nuestra naturaleza caída, y de nuestra naturaleza animal,  tenemos miedo de que nos vuelvan a hacer daño, tenemos la necesidad de agredir a quien nos ha agredido, pero hacer el bien a quien me hace el mal, hacer el bien, a quien no me gusta, eso implica  una vida, una fuerza interior, que es divina, y Dios tiene esa plenitud, Dios, sólo puede dar vida, porque es pura bondad, es pura vida, es pura luz, Jesús querría que nosotros nos pareciéramos a nuestro Padre Celestial, que sintonizáramos con esa fuente de vida, con nuestro  Creador, por eso nos pide imitar este atributo divino, que es el atributo divino de la Misericordia.

Jesús, morirá practicando esta misma Misericordia, que nos enseña.  por eso, cuando  Jesús, está clavado en la Cruz, dirá: “ Padre Perdónales, porque no saben lo que hacen...”, Jesús pide al Padre Perdón, por los enemigos, incluso los excusa: “ ...no saben lo que hacen, no saben que matan al Mesías, perdónales, dales una nueva oportunidad”.

Es tan misericordioso Jesús, que incluso pide perdón por sus asesinos, porque “ no saben lo que hacen...”

* Fr. Luis Arrom acompña los Grupos de Oraciòn de Padre Pio en Palma de Mallorca , España.
   Damos gracias por su vida y pedimos una oraciòn por èl

Reflexiòn de Cuaresma (1) - Padre Gustavo Seivane *


posted by Marcela T. Gonzalez Grupos

2 comments


Hay Tentador. Y el Tentador no duerme, antes, nos enseña el Apóstol Pedro, ronda “como león rugiente buscando a quien devorar”.

Y porque hay Tentador hay tentaciones. El Tentador, procura desviarnos, apartarnos de Dios, arrebatarnos la felicidad en Cristo, ensuciarnos, bestializarnos, entibiarnos, volvernos indignos, superficiales, enemigos de la razón y de la belleza. Nos quiere laboriosos constructores de un mundo sin metas trascendentes, amigos de la confusión y el error, del olvido de Cristo y de su obra redentora.

San Pablo lo llama al adversario “dios de este mundo”, y Nuestro Señor Jesucristo lo eclara“Príncipe de este mundo”. Príncipe porque en el principia la rebelión contra el Dios verdadero y Trascendente, y “dios”porque su inicial intención es la de imperar en este mundo, dominando, y esclavizando a la raza humana. Incitando a la insurrección, al alzamiento, a la indiferencia, a la sublevación contra el Señor. Lo mueve el odio a Cristo, y a su Iglesia.

El adversario es experto en el arte del engaño. Y trabaja con sus legiones sin descanso. Promoverá una vida autónoma, al margen de Dios, sin más ley que la del capricho, haciendo pasar lo bueno por malo y lo malo por bueno, rociando de mentiras sus promesas, alejando de la verdad, oscureciendo el más allá, insistiendo en gastar todas las fuerzas para sólo esta vida, negando la Palabra salvadora de Jesús.

Bien lo dijo Pedro: ¿Adónde iremos Señor, sólo tú tienes palabras de Vida eterna”. Y el Señor, Nuestro hermoso Jesucristo, para que nos afirmemos en lo inmutable, nos sigue diciendo: “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma?

Por eso, no se trata de construir puentes para reunirnos con un mundo en el que opera su Príncipe pervertidor, sino de anunciar a Cristo siguiéndolo como camino, Verdad, y Vida, levantando el estandarte de su victoria sobre el mal, siendo signo de contradicción, antes que un integrado políticamente correcto al mundo globalizado.

La cuaresma es un tiempo privilegiado, distinguido, favorable para la purificación que renueva, para la conversión que santifica, para la comprensión de los misterios de Cristo, que son los misterios que nos dieron nueva Vida.

Tiempo de ejercicio. De entrenamiento. De preparación a la Pascua. Pascua que cada año es figura y prenda de la resurrección final, y que celebramos como Iglesia, participando del misterio sacrificial del Señor, que al decir de San Pablo: “Me amó y se entregó por mí”.
Nuestras cuaresmas y semanas santas ya no tiñen de sagrado tono la sociedad, ni  culturalmente son atendidas como antaño. Aún entre católicos se ha ido perdiendo el santo recogimiento, la conciencia de la gloria de ser cristianos, y aún el debido y santo respeto que envuelven los Misterios de Cristo y su Redención.

Son fuertes los embates del mundo, los desórdenes que se propagan, las perversiones que se aprueban, los datos que se arrojan masivamente por todos los medios para saquear los principios virtuosos, la fe católica, la belleza como resplandor de lo bueno y verdadero.
¿Quién puede propiciar el relativismo en todos los campos, sino el enemigo de lo absoluto, de lo inmutable, de lo perenne, de lo que ordena, sana, y salva a los hombres?

La Cuaresma llega para que oremos más, y hagamos mejores exámenes de conciencia, y santa penitencia, y ejerzamos la misericordia, en una  dinámica en la que tanto nos vayamos sanando de engaños y vicios, como haciéndonos fuertes en el Señor. Y Cristo será servido, y glorificado entonces. Porque su voluntad es nuestra santificación.

Jesucristo ayunó durante 40 días. Este ayuno, retirado en el desierto, y con la ronda y tentación diabólica sobre él, no es sino una preparación. Jesucristo se preparó para su misión. Se preparó con un ayuno extremo. El ayuno que favorece la hondura de la oración, y la manifestación de la voluntad divina.

Es tentado, porque el adversario duda. Duda porque carece de la ciencia de Dios. Porque no posee la gracia de Dios que permite reconocer a Cristo como el Señor. No está seguro el enemigo. Entonces, husmea. Tienta. Quiere hacerlo pecar, porque tanto sospecha acerca de su divina condición, como desconoce que Cristo es impecable.

El Señor, a pesar, del poderío que muestra el demonio, nos enseña a vencerlo con la Palabra de Dios. “Cristo vence las tres tentaciones con el arma de la Escritura”, dice el Padre Castellani.
Jesucristo no discute con el enemigo. La Verdad no dialoga con el mentiroso. Lo aleja con su humildad. Lo derrota con su Luz.

Querer ser como Dios fue su caída. Y sigue siendo esa su obsesión. Tienta prometiendo dar lo que sólo a Dios pertenece dar. Por eso, miente en sus promesas, y da lo degradado, lo vano, lo corruptible, y aún lo mosntruoso.   Lo tienta de soberbia a Jesús. Como hoy tienta a la Humanidad con un paraíso terrenal, globalizado, construido con las solas fuerzas naturales, pero sin Cristo como Señor.

Aprovechemos este tiempo. Es para renovarnos. La Misericordia de Dios quiere hacerlo.
Camino a la Pascua nos recordamos las palabras de San León Magno:
“Estos días de Cuaresma tienen por fin obtener un aumento en toda nuestra práctica religiosa”. Amén.


* El Padre Gustavo Seivane es el Asistente espiritual de los Grupos de Oraciòn de Padre Pio en Argentina, designado por la Conferencia Episcopal.