Un hombre de Dios al servicio de los hombres

Un hombre de Dios al servicio de los hombres

Intentos de entrar en el misterio y desvelarlo.


posted by Elías Cabodevilla Garde on

No comments



El Padre Pío, «un misterio para sí mismo» como afirmó muchas veces, era también un misterio para los que se acercaban a él. Y muchos quisieron entrar en ese misterio y, si era posible, también desvelarlo a los demás. Lo intentaron: conversando o confesándose con él y dejando por escrito sus experiencias; con fotografías sacadas sobre todo en los momentos en que ese misterio quedaba más a la vista, como en la celebración de la santa Misa o cuando daba la bendición con el Santísimo o cuando rezaba ante el cuadro de Nuestra Señora de las Gracias en la iglesita de Capuchinos de San Giovanni Rotondo o, más tarde, ante el mosaico de la Modonna del Santuario allí inaugurado el 1 de julio de 1959; con el pincel que busca captar y plasmar el profundo misterio de un hombre «devorado por el amor a Dios y el amor al Prójimo», como el cuadro adjunto busca desvelar el misterio del que quiso «ser solamente un pobre fraile que ora»…

*** * ***
Hace unos pocos meses, y a la distancia de 44 años de la muerte del Padre Pío, lo ha intentado también el capuchino Padre Antonio Oteiza.

 Escribe en el prólogo de su publicación: «Todo parece que se hacía misterio, todo su interior, se le hacía misterio al Padre Pío, misterio para sí mismo. También para nosotros hoy, parece que sigue el misterio, el gran misterio del Padre Pío de Pietrelcina. Y en la línea de la pintura todavía está sin aparecer una primera plástica que nos ayude a visualizar en algo ese misterio que fue el vivir del Padre Pío».
En 13 “cartones” - así los llama – de pintura plástica ha plasmado, a la luz de unos textos sencillos y ricos de contenido, estos trece elementos de la vida y de la misión del Santo de Pietrelcina:
    Soy un misterio para mí mismo.
    Al servicio de los hombres.
    Identificado con el Altar.
Un solo corazón con Cristo.
Cartas del Padre Pío.
Su grandísima misión.
La prohibición del Vaticano
Los Grupos de Oración.
Te asocio a mi Pasión.
Casa Alivio del Sufrimi
Obediencia a la Iglesia.
Devoción a María.
El Padre que confiesa.
Elías Cabodevilla Garde

Leave a Reply