Un hombre de Dios al servicio de los hombres

Un hombre de Dios al servicio de los hombres

Sigue promoviendo la formación religiosa católica.


posted by Elías Cabodevilla Garde on

2 comments


Promover la formación religiosa católica y el estilo de vida que ella implica fue tarea constante del Padre Pío durante su vida terrena. En los años 1909 al 1916 que, aconsejado por los médicos, tuvo que pasar en su pueblo natal, cuando ya era religioso capuchino y sacerdote, lo hizo dando catequesis a los pocos niños y jóvenes de Pietrelcina y orientando espiritualmente por carta a algunas personas. En sus primeros años en San Giovanni Rotondo, desde septiembre de 1916, facilitó esa formación religiosa católica a los muchachos del seminario que tenían allí los Capuchinos, a los miembros de la Orden Franciscana Seglar, a las personas que buscaron su orientación y consejos, bien en el confesonario bien por correspondencia… A partir del 20 de septiembre de 1918, fecha en que recibió el don de las “llagas” de Cristo crucificado en su cuerpo, con el intensísimo apostolado que realizó por todos los medios que le ofrecía el ejercicio del sacerdocio; sin olvidar la invitación constante a realizar esa misma tarea a los que se acercaban a él o se unían a sus obras: los Grupos de Oración que llevan su nombre, el personal sanitario del hospital “Casa Alivio de Sufrimiento”, fundado por él...
--- - ---
¿Sigue promoviendo el Padre Pío hoy, a los 45 años de su muerte, esa misma tarea de la formación religiosa católica? Sin duda, y por medios que no dejan de suscitar el estupor y la admiración. Me voy a referir a la CALL y a Sandra Zambrano.

·  Ésta es la información que nos ofrece Sandra Zambrano sobre la CALL:
«La CALL (Asociación Católica de Líderes Latinos), es una Organización católica, con sede en los Estados Unidos de América del Norte, fundada hace ocho años en Denver (Colorado) por los Arzobispos José H. Gómez y Charles J. Chaput. Como objetivo general, la CALL busca dar formación en la fe católica a Líderes Latinos, que quieran trabajar, junto con sus Obispos diocesanos, en proyectos de evangelización que mejoren el nivel de educación y de vida de los Latinos.
La CALL promueve el bien común de los Latinos en los Estados Unidos a través de programas de formación, de servicios y de eventos en beneficio de la Comunidad Latina, de la Iglesia y del país. Es como la voz nacional de los Hispanos en temas de justicia social, con el objetivo de mejorar las leyes que afectan a los Latinos. Busca también promover el respeto y cuidado de la vida, ante todo de la vida humana, el matrimonio, la familia, la dignidad del ser humano… y difundir las enseñanzas de la Iglesia en el sector público, en los medios de comunicación y en el sistema educativo».
·  Pero ¿qué “pinta” esta joven mexicana, Sandra Zambrano, en la CALL?
«El motivo por el que estoy aquí es el Padre Pío de Pietrelcina, que me “conquistó” en circunstancias muy particulares, hace ahora 12 años. El año pasado, en el mes de agosto, justo después de haber terminado de filmar una película con Robert Redford, le dije al Padre Pío: “Bueno, ¿y ahora qué sigue?; ¿en dónde me quieres? Pregúntale al Señor qué quiere de mí”. Se lo dije justo en el ascensor de un hotel de Varsovia (Polonia). Y le dije, como en otras ocasiones: “Pero ¡dímelo clarito, clarito, Padre Pío!; ¡no te andes con rodeos!”. Pues esa noche recibí un mensaje, por Facebook, de Diana Vela, Presidente y Directora General de la CALL, diciéndome que necesitaban una persona de mis características para ocupar el puesto de Directora de Capítulos y Membresías. Me explicó lo que era la CALL y qué hacían. Y sentí, una vez más, que el Padre Pío me lo estaba diciendo clarito, clarito. Al principio me resistí, porque tenía otras ofertas muy atractivas en la industria del cine; pero, al final, estando en oración, le miré en una de sus fotos que siempre llevo conmigo y, riéndome, le dije: “Ahí me quieres, ¿verdad? Pues, ¡hágase!”. Le informé a mi padre espiritual, que me dijo: “¡adelante!”».
·  Su papel, en este momento, en la CALL lo presenta así Sandra Zambrano:
«Ocupo el cargo de Directora de Capítulos y Membresías de la CALL a nivel nacional; en otras palabras, soy responsable del crecimiento y fortalecimiento de la CALL en sus diversos Capítulos y Membresías. Actualmente tiene 10 Capítulos y espera abrir otros cuatro antes que termine este año 2013.
Una de mis actividades es dar conferencias en las diferentes ciudades de los Estados Unidos donde la CALL está presente. Algunas, de tanta responsabilidad que, de no tener una asistencia especial del cielo, asustaría a muchos, al menos a mí. Por ejemplo, la Conferencia Anual Nacional de la CALL, que este año tuvo lugar en Los Ángeles (California) del 22 al 25 de agosto, con el lema "Construyendo una Cultura de Fe".
En esta Conferencia Nacional de la CALL, el día 24, me correspondió dar una conferencia de 30 minutos, más otros 15 de dinámicas de grupo. Los asistentes eran 220; y, entre ellos, estaban los Cardenales Francis George, de Chicago, y Juan Luis Cipriani, de Lima (Perú). Estaban también el Arzobispo Octavio Ruiz Arenas, Secretario del Consejo Pontificio de la Nueva Evangelización en el Vaticano, los fundadores de la CALL: José H. Gómez, Arzobispo de Los Ángeles y Charles J. Chaput, Arzobispo de Filadelfia, el Arzobispo Salvatore Cordileone de San Francisco, el Arzobispo Thomas J. Olmsted de Phoenix, varios Obispos, Sacerdotes, presidentes y dueños de empresas y Líderes Latinos provenientes de varios lugares de Estados Unidos. 
Al subir al estrado para dar la conferencia, llevé conmigo, como lo hago siempre, la reliquia de Padre Pío que me regaló hace unos años mi padre espiritual. Una vez más pude experimentar la presencia invisible pero muy cercana del Santo, mi Padre espiritual con mayúscula, y su ayuda inmediata y eficaz. Sé que siempre está conmigo; y me habla clarito, clarito, y también rapidito. Gracias a él, también mi participación en la Conferencia Anual Nacional de la CALL fue un pedacito de cielo en la tierra».
Elías Cabodevilla Garde

2 comments

  1. Anónimo
  2. Anónimo

Leave a Reply